Blog 
Y mañana más...
RSS - Blog de FILIPPO PRIORE

El autor

Blog Y mañana más... - FILIPPO PRIORE

FILIPPO PRIORE

Nacido en Asturias en 1972, residente en Gijón y de origen italiano, en abril del 2010 le fue diagnosticado linfoma NT de células T periférico. Sometido a dos trasplantes de médula ósea en la Unidad de Trasplante Hematopoyético del HUCA, en la actualidad continua su lucha diaria contra la enfermedad...

Sobre este blog de Salud

La vida y el día a día de una persona afectada por un Linfoma NH, su experiencia personal, sus ilusiones, sus aficiones...; todo bajo un prisma de esperanza y optimismo, pero sin escapar de la realidad de una enfermedad dura y penosa, que junto con otras de tipo hematológico como leucemias y mieloma...


Archivo

  • 27
    Enero
    2016

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Oviedo salud

    Ndy2016.1

    Dicen que hay vida después de la muerte; yo soy más de los de por si acaso, “que me quiten lo bailao”

    https://www.youtube.com/watch?v=RruDYGIx1Ak

    Son las tres y media de este ahora mismo soleado y templado miércoles, veintisiete de enero, cuando comienzo a escribir el Blog, sentado tranquilamente en el salón de nuestra casa, con la cortina levantada, y disfrutando así de unas apacibles vistas al monte. ¡Ay!: ¡qué pronto me he olvidado de mi barrio de El Coto! Es broma; que nunca olvidaré el barrio de infancia, de mi adolescencia y de mi juventud, pero es cierto que aquíi en "la aldea" me encuentro de maravilla y cada vez me da mayor pereza coger el coche y meterme en el bullicio de la ciudad. ¿Me estaré volviendo un ermitaño? No, no creo que pueda llegar a ese extremo... aunque 'nunca digas nunca jamás'...

    Os escribo hoy, como hago últimamente siempre que me toca visita al HUCA para consulta, después de haber ido primero el pasado miércoles, a realizar la habitual analítica de control, que más o menos, como sabéis, viene a tocarme cada dos meses. De este forma, hoy, una semana después, teníamos todos los resultados.

    Como me imaginaba, y también siguiendo una pauta más o menos constante (en este caso, cada tres o cuatro meses), la analítica mostraba unos valores relativamente bajos de las inmunoglobulinas, por lo que no me he librado de "disfrutar" del sofá del hospital de día durante algo más de cinco horas. ¡Es increíble lo que puede cansar estar tumbado en un sofá! Y eso que los del nuevo hospital gozan de todas las comodidades imaginables… Además, ya os he comentado también en más de una ocasión, que con la premedicación, me quedo dormido como un angelito. Hoy sin ir más lejos, no eran las nueve y media cuando me quedé KO, despertando pasadas las doce… Evidentemente esto hace más llevadero el tiempo, aunque como os digo, cuando salgo del hospital, como hoy hice, a las dos y cuarto, después de haber llegado a él a las siete y media, estoy como se suele decir, para coger con alfileres.

    Antes de seguir, comentaros que si esperáis un post corto, mejor entonces dejáis esta lectura para mejor ocasión. Hoy me siento con ganas de explayarme a gusto. Estaba además viendo que en el 2014 escribí algo así como veinte entradas al Blog, mientras que en este pasado 2015, no llegué ni a las diez. ¡Muy mal!, ¿no? ¡Tranquilos!: es broma. Creo que cada dos meses es más que suficiente para los que todavía me seguís. Tenéis con ello seguro el Cielo ya ganado. Pero por si acaso, como digo en la cita con la que abro esta entrada, disfrutad de la Tierra… y hacedlo al máximo; con moderación, pero con esa moderación que nos lleva a veces a rozar ese máximo. Son esas veces las que luego recordamos con mayor satisfacción. ¿Me equivoco? Como esas noches en las que no ibas a salir... y luego no te acuerdas de la hora a la que volviste a entrar.

    Volviendo a la consulta de esta mañana, ninguna novedad más allá de la ya comentada de las inmunoglulinas y de que habré de volver a tomar durante tres días azitromicina, un antibiótico para infecciones respiratorias; a ver si así conseguimos volver a eliminar estas molestias propias de un pequeño constipado, que arrastré antes de las navidades, superé tras tomar el antibiótico, pero que volvieron al cabo de unas semanas. Con este tiempo que tenemos tan variable es lo normal. En mi caso el exceso de hierro en la sangre hace que sea más propenso a este tipo de infecciones. Para este exceso sigo con el exJade diario, que poco a poco (muy poco a poco, es la verdad), va reduciendo estos niveles nocivos de hierro. Aparte del exJade, continuo con algo de corticoide y codeína, además de esos maquiavélicos "chupachups" de fentanilo que me meto por la noche, y de los que no consigo desengancharme. Nadie es perfecto, así que yo no me culpo demasiado por estos pequeños vicios, aunque sé que no son buenos para mi salud. Por supuesto sigo también con las pastillas para dormir, que no es que me hagan mucho efecto, pero que estoy convencido que de no tomarlas, me pasaría la noche en vela. Puedo decir con todo, que la medicación que ahora mismo tomo es prácticamente mínima.

    Sobre la infección respiratoria con la que ando bregando desde hace algunas semanas, en realidad a mí lo que me produce pánico es agarrar un gripazo, como el que oigo que alguno ya ha pillado este año… con fiebres por encima de los treinta y nueve grados. Cruzo los dedos y confío en la vacuna. El problema según los entendidos, es que debido a estas altas temperaturas que estamos disfrutando, totalmente anormales para la época del año en la que estamos, el mayor pico de gripe, este año vendrá con retraso, por lo que puede que el virus mute de forma que la vacuna administrada no tenga el mismo efecto, pues esta se “fabrica” teniendo en cuenta el virus en circulación durante el verano y el último del invierno pasado. Algo así fue lo que entendí leyendo el fin de semana pasado un artículo al respecto, en el que vuelve a hacer especial hincapié en la importancia de evitar la propagación y contagio del virus. Para ello nada que no sepamos: quedarnos en casa, lavarnos bien las manos, no utilizar vasos ajenos… y utilizar sin complejo alguno la mascarilla, empezando por aquellas personas infectadas. Está claro que esto se hace mucho más difícil en el caso de niños, los principales portadores del virus. Seremos los padres quienes tengamos entonces que protegernos por nuestro bien y por el de ellos, que nos necesitan “a tope”. Ellos de todos modos son de otra pasta y en cuatro días están como nuevos.

    Cambiando de tema, pero ya que estoy, y siguiendo con los niños, en concreto con mi niña, deciros que día a día veo cómo crece y evoluciona, no tanto físicamente, sino mentalmente. Es raro así el día que pasa y que no me deja un razonamiento, una pregunta, un pensamiento… algo con lo que consigue dejarme perplejo o sin palabras, o que simplemente me arranca una carcajada. Espero que a estas horas esté durmiendo la siesta con mis suegros, aunque sin pasarse (como en El Precio Justo), porque si no la duerme, a partir de las siete se pone bastante “rebelde” (por llamarlo de algún modo) y si la duerme en demasía, nos tiene luego hasta las tantas para conseguir dormirla por la noche.

    Tal vez en esto último algo de culpa también me toque a mí… Que no pierdo la oportunidad para meterle en su cabecita canciones como las que hoy os propongo como enlace musical. Si la veis bailándola os moriríais de la risa… Estos pequeños renacuajos tienen un gen innato para la música y para el baile… que en algún momento se puede perder, si no se deja que crezca y se desarrolle libremente. Yo reconozco que quizás le esté mal influenciando con mis gustos musicales, en especial con el rock y la música italiana, pero es un pequeño privilegio que creo haberme merecido; ¿no os parece? Esta canción en cuestión, tiene un significado muy especial para mí y por ello, cuando me la pide una y otra vez para que se la ponga en el coche, no me hago de rogar ni el tiempo que dura un suspiro.

    ¡Ah!, hablando de música y de rock, para Mayo tengo un viaje preparado con tres buenos amigos (¡qué peligro!), para irnos a Lisboa a pasar un fin de semana completo, coincidiendo con la actuación que ACDC ofrecerá en la capital de la luz. Creo que desde el viaje de estudios a Roma nunca volví a viajar solo con amigos… Será sin duda divertido. Habrá que portarse bien para que nos dejen repetir.

    Y poco más que contaros. Ya veis: al final no ha sido tan rollo. Voy a ver si incluso me da tiempo a caminar un poco en la cinta antes de irme a buscar a la peque. Y es los Reyes nos dejaron una cinta de caminar, en la que poder mover un poco los músculos. Yo sigo no obstante yendo al gimnasio al menos dos veces por semana. Pero tengo que reconoceros que mi cuerpo todavía no recupera del todo bien los esfuerzos que realizo. No obstante, para los que no lo supierais, al final sí que corrí la SanSilvestre de Gijón. Fueron seis kilómetros y no os podéis imaginar la satisfacción que sentí al atravesar la meta, de la mano de mi primo Roberto. Para el próximo año que viene, competitivo como soy, el objetivo es esperarlo en la meta para darle la mano cuando él llegue… ¡Soy incorregible!

    Así que nada más; lo dejo aquí. Únicamente, para los que habéis llegado hasta este último párrafo, deciros que a partir de junio, tendré que ir pensando en cambiar el nombre a las entradas del Blog (NDY), que corresponden a las consonantes del nombre de Nadaya. La llegada a la familia de otra fémina para esas fechas, hará necesario y obligado ese cambio… pero para ello antes, habrá que decidir el nombre para la que será nueva benjamina de la familia. Sobre esto y sobre cómo afrontaré este nuevo cambio en nuestras vidas, tendremos tiempo para ir comentarlo. Un fuerte abrazo, disfrutad de este invierno primaveral mientras nos dure, abrigaros cuando llegue el frío… y mañana más.

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook