Gracias, Peña Berto

28.04.2008 | 02:27

La temporada va llegando a su fin y se va acercando el día en que se celebre mi último entrenamiento, dispute mi último partido... con la Peña Berto.
Ya han pasado muchos años desde que siendo un niño empecé a jugar en los infantiles de la Peña Berto, de eso hace ahora veinte años, nada menos. La verdad, por mi cabeza no paran de pasar momentos y más momentos, goles, jugadores, directivos... recuerdo el primer día que fui a entrenar como si fuera hoy, y es un recuerdo que perdurará en mi mente siempre..., ya que fueron casi tres horas las que estuve entrenando, primero con un grupo de juveniles que estaban corriendo con Maestro, luego ya con los que iban a ser mis compañeros. Cuánto tiempo ha pasado desde entonces, y ha pasado tanto que ya ni la mítica Colonia existe, qué recuerdos más buenos.
A la Peña Berto sólo le puedo dar las gracias, me dieron la oportunidad de formarme primero como jugador, luego, tras una retirada obligada del fútbol, como entrenador, pero, sobre todo, darle las gracias por todo lo que aportó en mi desarrollo como persona.
Todos los años me digo que ésta será mi última temporada en la Peña, que tengo que probar nuevos sitios, conocer nueva gente... pero siempre hay una nueva temporada; es cierto que mi familia sabía que ésta iba a ser la temporada de la despedida, por eso quería cumplir el único objetivo de todos los que me he marcado en estos años, que se me había atascado, y que era mantener por primera vez al club en Liga nacional; es lo que peor sabor de boca me deja, pero si algo me alivia es que existe la base suficiente para dar el salto de nuevo el año que viene.
Esta carta es mi despedida del club, es mi despedida pública de una gente a la que aprecio y a la que nunca escatimaré elogios, es la despedida de unos amigos con los que ya echaba arenal al campo en La Colonia, es la despedida de una gente que tiene que seguir trabajando por este club, por estos jugadores, por la calidad de los entrenadores que tiene..., en definitiva, por la Peña Berto.
Y es, ante todo, una carta de agradecimiento para todas las personas con las que a lo largo de estos años he pasado tantas y tantas horas y, en especial, para dos de ellas; Roberto, gracias por todo, «presi», y una persona que lo fue todo para mí en este club, y al que todavía tengo en mi agenda como el primero y único de mis representantes, gracias, Juan Miguel; gracias, Peña Berto.

José A. «Crespo» Álvarez
Oviedo

Enlaces recomendados: Premios Cine