EN DIRECTO

Educación Física hoy, salud del mañana

 02:24  

El 12 de marzo tuve ocasión de escuchar en un programa de radio de ámbito nacional un espacio dedicado a tratar el tema de la reducción horaria de las clases de Educación Física en la Enseñanza Primaria. Este hecho, que viene afectando ya a 14 autonomías del país (entre ellas Asturias), ha levantado enorme controversia y polémica en la mayor parte de las comunidades educativas pertenecientes a los centros de enseñanza afectados. Además de las opiniones y contenidos abordados durante esa emisión, manifestados con gran acierto en algunos casos y con menor en otros, no quisiera dejar escapar esta situación para aportar argumentaciones personales que contribuyan a reforzar la importancia del tratamiento de la salud desde el sistema escolar en general y desde el área de Educación Física en particular.
Transformaciones y cambios sociales han conducido a poblaciones de niños y jóvenes a la adopción de hábitos de vida poco saludables: 1. Los niños ya no van a jugar al parque o al patio del colegio en tardes y horas libres, ni practican juegos o actividades de movimiento, habilidad o carrera. 2. Cada vez son más los que acuden a clase por la mañana sin desayunar (o habiendo comido cuatro chucherías de camino que les sacien el apetito matutino). 3. El descanso nocturno se ve cada jornada de semana alterado, los ciclos de sueño-vigilia están condicionados y desequilibrados por el abuso de la televisión y del internet en horas indebidas. 4. Muchos padres en casa no contemplan una organización semanal de menús alimenticios para las comidas y las cenas, dejando muchas veces a voluntad de sus hijos la decisión sobre lo que se va a preparar o comer en ese momento. Este contexto, extendido cada vez en mayor medida, supone un síntoma social alarmante y debe poner de manifiesto el papel tan importante que tienen actualmente agentes educativos como la familia y la escuela. La salud está en juego, y la tan nombrada sociedad o Estado del bienestar («welfare state») debe comenzar construyéndose por una masiva y adecuada toma de conciencia. La Educación Física, tanto en los hogares como en los colegios e institutos, se erige como el eje articulador en el que se inicia y reside gran parte de la responsabilidad en el tratamiento educativo de estas cuestiones. Los padres, además de los maestros y profesores, tienen también mucho que decir y aportar en esto.
Hace tiempo que la Educación Física escolar ha dejado de ser «Gimnasia». Se ha conseguido construir un área de conocimiento y práctica con una doble fundamentación, basada en la educación de la salud y la adecuada utilización del tiempo libre en ocio activo. Se tiende cada año desde las clases a buscar la creación de estilos y hábitos de vida y salud positivos (actividad física general, ejercicio físico, deporte escolar y popular, ergonomía y salud postural, relajación y descanso, alimentación y dieta, etcétera) y la prevención de los negativos (lucha contra el sedentarismo, el consumo de drogas, el mal consumo alimenticio, etcétera), desarrollando un pensamiento crítico asociado que imprima autonomía a los jóvenes en sus decisiones diarias. Actualmente la Educación Física no sólo consigue educar integralmente (desde el punto de vista físico, psíquico y social), sino que también supone un complemento ideal en la consecución de los objetivos de otras materias. ¿Quitarle horas a Educación Física para dárselas a Lengua, Matemáticas u otras incrementa el rendimiento de estas últimas? Todo lo contrario; existe una relación directamente proporcional entre cantidad de horas dedicadas a la actividad física y el rendimiento académico general. Países que en el último informe PISA (Programme for Internacional Student Assesment, 2006) se sitúan a la cabeza en el ranking europeo de los 62 contemplan en sus planes educativos un mayor número de horas de Educación Física y deportes escolares (véanse casos como el de Finlandia, Suecia o Austria). También Francia, desde hace poco tiempo, está trabajando legislativamente para pasar de dos a tres períodos lectivos semanales y obligatorios sus planteamientos escolares. Y es que desde organismos europeos importantes como el Consejo de Europa (con sede en Estrasburgo, en el que toman parte 47 países europeos) o el propio Parlamento europeo (en el que participan todos los países miembros de la Unión Europea) concluyen y tratan que la tan nombrada «calidad» de la educación se consigue también con un adecuado tratamiento de la salud a través del ejercicio físico y el deporte. Todo ello, movido o condicionado inicialmente por estudios alarmantes en los que, por primera vez en la historia, los niños europeos comienzan a tener una esperanza de vida menor a la de sus padres.
Por otra parte, y para concluir mi exposición de motivos, quisiera añadir dos cuestiones importantes que completan y complementan toda la argumentación anterior. La primera: hace unos días se falló en Oviedo el X Premio Nacional de Medicina Deportiva (2007). Dicho estudio, llevado a cabo por un equipo de diez personas de la Universidad de León en 137 escolares entre 11-13 años, señala que «la escasa actividad física y deportiva genera más riesgo metabólico (obesidad, sobrepeso, trastornos endocrinos) que los propios hábitos alimenticios». La segunda: en el último congreso internacional sobre actividad física y deporte celebrado en España (2006) se concluyó en un estudio llevado a cabo en Cataluña que «por cada euro invertido en actividad física se ahorraban 50 en gasto sanitario en un plazo de 10-15 años, basándose sólo en cuatro enfermedades básicas: hipertensión, obesidad, diabetes y dislipemia. Si este gasto se ampliase a otras como las mentales, artritis, espalda, etcétera, la progresión de ahorro aún sería mayor». Esta doble argumentación (añadida a todo lo anteriormente expuesto) viene a constatar que la actividad física es el motor básico de salud del futuro, y por tanto la Educación Física escolar contribuirá a poner en marcha ese motor. Siempre gracias a planteamientos educativos y al fomento de estilos de vida activos desde la primera infancia de un niño: «Educación Física hoy, salud del mañana».
Afortunadamente, contamos día a día en Asturias con equipos de maestros especialistas y profesores cada vez más concienciados e implicados en esta empresa. En manos de todos, sin olvidar hacer una llamada de atención a políticos y padres, está la clave en el tratamiento educativo de la salud desde la sociedad y la escuela. La Educación Física, con carácter obligatorio para todos, para todas y para toda la vida, tiene mucho que decir en esto: no sólo no se deben quitar períodos lectivos, sino, como dicen los expertos, debería incrementarse hasta una hora diaria de práctica obligatoria.
Eduardo Madrera Mayor, licenciado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, profesor de Enseñanza Secundaria
Oviedo

Enlaces recomendados: Premios Cine