Eterna gratitud a Ramiro Fernández Alonso

 02:07  

Voy a contar la experiencia de un viejo alumno, con la eterna gratitud que esto conlleva. La incondicional ayuda del gran maestro de peluqueros, Ramiro Fernández, fue decisiva para que hoy pueda ejercer esta digna profesión que, como es natural, también necesita sus dotes de arte y profesionalidad, amabilidad y simpatía. Seguramente, sin su ejemplo y sus enseñanzas, no hubiera descubierto lo mucho que significa ser peluquero.
Procedente de un pequeño pueblo de Asturias, llegué a Oviedo medio perdido, cuando menos con ideas no muy claras de lo que quería, aunque la peluquería siempre me fascinó. Tras deambular por la capital asturiana en busca de maestro o escuela, pues había decidido hacerme peluquero, alguien me participa que acuda a la peluquería Ramiro. Desde el momento que tomé contacto con él, conectamos de inmediato, y si me faltaba el empujón para decidirme ser peluquero, al verle ya no tuve duda. Decidí formarme a su lado. Observé que cuidaba hasta el más mínimo detalle, en cuanto a decoración y distribución del lugar de trabajo, y que su trato era de una exquisitez meridiana para con todo el mundo.
Después de cumplir con algunos requisitos, fui admitido en la Escuela de Peluqueros de Asturias. Como comprenderá, la emoción ha sido grande cuando uno lleva la vocación consigo y encuentra en el camino a personas tan geniales como Ramiro. Sus clases en la escuela sentaban cátedra, lograba un silencio casi desigual. Desde el primer momento se había ganado el respeto, la admiración y el cariño. Razón tiene quien dice que «el verdadero maestro no sólo enseña, sino que inspira».
Si tuviera que definir en pocas líneas al maestro Ramiro, diría que es un hombre genial; genialidad para transmitir conocimientos y genialidad para imprimir en sus alumnos un verdadero entusiasmo. Ahora, cuando cumple su cincuenta aniversario como profesional, quiero participar el deseo de aprender que guardo de sus clases, al tiempo que celebro haber sido su alumno. Felicidades, Maestro (con mayúsculas).

Manuel A. Chacón
Oviedo

Enlaces recomendados: Premios Cine