Un hombre de 72 años mata de un hachazo a su mujer tras una violenta discusión en Valdecuna

Constantino Valdés, que esperó junto al cadáver a la Guardia Civil, declaró que había actuado en defensa propia porque su esposa le atacó con un cuchillo mientras dormía

 18:00  

Mieres del Camino,

David MONTAÑÉS / L. Á. V.

Un mierense de 72 años fue detenido ayer acusado de haber acabado con la vida de su mujer tras, presuntamente, atacarla con un hacha en el interior de la vivienda en la que ambos residían, en la localidad de Valdecuna, en el concejo de Mieres. Constantino Valdés, ex minero del pozo Polio, asestó, según todos los indicios, un golpe mortal a Inés Álvarez, de 64 años, tras enfrascarse ambos en una violenta discusión, a primera hora de la mañana. La vecina de la casa contigua, alertada por los ruidos y los gritos, avisó por teléfono a la Guardia Civil alrededor de las ocho menos cuarto de la mañana. El detenido declaró ante la Guardia Civil que actuó «en defensa propia», porque su esposa «intentó matarlo» mientras dormía, atacándolo con un cuchillo.

La madre de la víctima, Ángeles Suárez, una anciana nonagenaria que habita el piso superior del inmueble, tuvo tiempo de bajar a la vivienda del matrimonio y presenciar la muerte de su hija. «No la mates, no la mates», gritó sin éxito. Cuando la Guardia Civil llegó al lugar de los hechos, el agresor estaba esperando en su domicilio, sentado en una silla, aparentemente tranquilo y con toda la ropa ensangrentada. No ofreció ningún tipo de resistencia y asumió la autoría del brutal crimen, según reconocieron fuentes de la investigación.

Inés Álvarez, según informó ayer la Guardia Civil, nunca había denunciado a su marido por malos tratos. La noche del martes, Constantino Valdés estuvo hasta las diez y media jugando a las cartas con un grupo de amigos en el restaurante El Molín, en las inmediaciones de Valdecuna: «Estaba tranquilo, como siempre, gastando bromas mientras jugábamos la partida», explicó ayer, visiblemente afectado, uno de sus compañeros de juego. «Al marchar le dije que si le llevaba en coche, pero prefirió ir dando un paseo en compañía de otro vecino».

La Guardia Civil confirmó ayer que el agresor pasó la noche en su casa. Nada más levantarse, el matrimonio inició la discusión que acabó con Inés Álvarez muerta en la cocina de la vivienda. El cadáver fue encontrado en medio de un charco de sangre. La mujer estaba tirada en el suelo con la cabeza apoyada contra la pared.

Tras su detención, Constantino Valdés, conocido popularmente como «El Pesqueru», fue conducido al cuartel de la Guardia Civil de Mieres. El presunto homicida tuvo, posteriormente, que ser trasladado al Hospital Central de Asturias al sufrir una complicación coronaria. Este ex minero había sido sometido a una operación a corazón abierto. Tras pasar varias horas en observación, fue dado de alta. Abandonó el centro sanitario ovetense esposado y aparentemente tranquilo, incluso con aspecto relajado. El detenido podría pasar hoy mismo a disposición judicial, aunque lo más probable es que lo haga el viernes por la mañana.

La Guardia Civil aportará como prueba del crimen el hacha que fue utilizada para herir de muerte a Inés Álvarez, que fue encontrada por los agentes en la escena del crimen.

Enlaces recomendados: Premios Cine