Aller ha derribado siete edificios con su plan contra las ruinas

La propiedad demolió esta semana el último inmueble, en el barrio de Sotiello, tras reclamarlo el Ayuntamiento

05.09.2015 | 04:44
La máquina, trabajando en el solar tras el derribo en Sotiello.

El gobierno de Aller (PSOE) sigue adelante con su plan contra las ruinas. El Ayuntamiento ha derribado ya siete inmuebles en el último lustro, aunque hay más de cuarenta expedientes abiertos. La última actuación tuvo lugar en Sotiello y corrió a cargo de la propiedad del edificio, aunque a instancias de la Administración local. Los propietarios que acceden tienen una exención fiscal en la licencia de obra.

El alcalde del concejo, David Moreno, explicó ayer que "se trata de un plan que lleva años sobre la mesa y que nosotros estamos haciendo realidad". "Tenemos previsto seguir avanzando a lo largo de este mandato", explicó el máximo responsable local. Van por el buen camino y, hace unos días, una excavadora empezó a trabajar en Sotiello. La casa que fue derribada estaba en avanzado estado de ruina y fueron los propietarios los que accedieron a acometer la actuación.

No fue así en todos los casos. El Ayuntamiento acometió el primer derribo del plan antirruinas en la localidad de Caborana, concretamente en un inmueble de la esquina Ángel del Valle con La Reguera. También fue objeto de demolición una gran edificación en la plaza Doctor Castañón de Cabañaquinta, que había sido la diana de las críticas vecinales durante años. El plan se ha completado, hasta ahora, con distintos inmuebles en Caborana y Moreda.

La tramitación de los expedientes de ruina, según el Alcalde, es muy "farragosa". El Consistorio cuenta con un inventario de las casas de riesgo y acomete, poco a poco, las actuaciones. El primer paso es el envío de una notificación a los propietarios para que solventen la situación. "Son ellos los que tienen que dar el paso de derribar los inmuebles", destacó el regidor.

Si desestiman la petición municipal, la actuación queda en manos del Ayuntamiento. La Administración local acomete la obra de forma subsidiaria. La última parte, para cerrar los trámites, es la reclamación para que el propietario abone los gastos derivados de la obra. Según Moreno, "cada inmueble puede llevar meses, aunque en este caso (en el derribo de Sotiello) hemos contado con la colaboración del propietario".

Cuando los dueños colaboran, los trámites son más rápidos. Si no, el Ayuntamiento debe esperar a cobrar las actuaciones previas antes de avanzar en su plan contra las ruinas. Hay cerca de medio centenar de casas a la espera de ser derribadas: "Sería totalmente inasumible hacerlo todo a la vez", afirmó el máximo responsable local.

El plan de derribos tiene un objetivo firme, según el Alcalde, que es "mejorar la seguridad de los vecinos. Queremos terminar con las casas que están a punto de caer". La otra meta es mejorar la imagen de las localidades del concejo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine