Dos osos y una hembra rondan el cercado

Los vecinos presencian el cortejo, en libertad, de los machos a la osa

 
Uno de los osos, con la hembra, en las inmediaciones del cercado de los valles del Trubia.
Uno de los osos, con la hembra, en las inmediaciones del cercado de los valles del Trubia. roberto f. osorio

Proaza, R. F. OSORIO

Si «Paca» y «Tola» supieran lo que se cuece en los alrededores del cercado que comparten con «Furaco», se pondrían, a buen seguro, envidiosas. Mientras ellas intiman con el oso cántabro, un par de plantígrados de pura raza parda del Cantábrico cortejan a una osa en libertad.


A medio kilómetro en línea recta en la peña El Ceo, un crestón calizo que domina las casas de Proaza, dos machos, uno de ellos grande y bastante oscuro y otro de menor envergadura, se disputan los amores de una hembra de tamaño mediano. Las casas están a menos de 300 metros del lugar del «idilio».


Desde su casa pudo observar todo el ritual Suso García, el panadero de Proaza. Fue avisado por otro vecino que detectó la presencia de un oso cuando iba a una finca con su perro y un mulo. Suso García cogió sus prismáticos y su teleobjetivo y pudo ver a dos ejemplares, en un primer momento. Durante varias horas pudo comprobar cómo los osos entraban y salían del monte a un pequeño claro. Cuál sería su sorpresa cuando vio cómo el oso grande intimidó al más pequeño, que abandonó la zona a un lugar más alto. En ese momento entró en danza la hembra, que ya no tenía elección. En esta misma situación se encuentran «Paca» y «Tola», pero a la inversa, pues ellas tienen a un solo galán.


La osa que vive en libertad bien podría ser la envidia de las dos hermanas, pues tiene a dos machos, de casta cantábrica, que se disputan sus amores y que, de dejarla preñada, permitiría el nacimiento de un osezno de pura raza.


El avistamiento de osos en los concejos de los Valles del Oso está siendo cada vez más habitual. Son varios los vecinos de Proaza o Quirós que pudieron constatar la presencia de osas con crías o de osos solitarios en distintos lugares. La primavera la sangre altera también a los osos. El oso es un animal solitario, asocial, sobre todo el macho. pero desde mediados de mayo a mediados de julio, la época de celo, busca contacto.


Una hembra puede tener relaciones con varios machos. El óvulo fecundado se implanta en el útero, pero no se desarrolla, permaneciendo así hasta noviembre, coincidiendo con la entrada en la cueva para hibernar. Después de dos meses de gestación, la osa alumbra entre uno y tres esbardos que al nacer están entre los 350 y los 400 gramos de peso.

Imágenes del día

La actualidad en fotografías

La actualidad en fotografías

Todas las fotografías de las noticias en una única página

 

Twitter

LNE.es en Twitter

Sigue a @lanuevaespana en Twitter y conoce al instante la actualidad en Asturias

 
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad