14 de junio de 2012
14.06.2012
El termómetro

Casi elegantes

15.04.2012 | 07:19
Casi elegantes

Me crucé el otro día con un señor que salía del estanco y le vi quitarle el plástico a la cajetilla de tabaco y tirarlo al suelo. Me indigné muchísimo, y algo más tarde lamenté no haber tenido algo más de carácter para decirle algo. El caso es que esa anécdota me hizo pensar, y llegué a una conclusión que me gustó: si me parece tan mal un gesto que es tan poca cosa, eso significa que estoy relativamente poco acostumbrado a ver comportamientos de este tipo. Después lo comentaba con amigos más viajados que yo y casi todos terminaban por confirmarme algo de lo que estaba bastante convencido: que, dentro de lo que cabe, y aunque todo es mejorable, en mi pueblo somos bastante limpios. Sólo nos falta superar lo de las cacas de perro, el vandalismo de algunos fines de semana y los restos de chuches de algunos preadolescentes y habremos cruzado el umbral de los lugares elegantes. Bueno, también hay que arreglar casas en ruinas, llenar solares vacíos, pintar fachadas, controlar alturas, ser menos voceras...

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine