ULTIMA HORA
ABaC, de Jordi Cruz, y Aponiente, de Ángel León, nuevos tres estrellas Michelin

Villaviciosa compra ilusión para Ángela

El concejo cierra con éxito un mercadillo en favor de la niña enferma de Peón y hoy celebra una comida benéfica con 300 inscritos

29.04.2012 | 06:05
Eloy Sevares y Claudia Cueli, ayer, en su puesto del mercadillo de Villaviciosa.
Eloy Sevares y Claudia Cueli, ayer, en su puesto del mercadillo de Villaviciosa.

Villaviciosa,


Gonzalo BENGOA


Los niños Claudia Cueli y Eloy Sevares estuvieron ayer al frente de un puesto solidario que vendía peluches y juguetes. «Lo que más se llevan son pulseras y pequeños peluches», comenta satisfecha Claudia, mientras Eloy atiende a un cliente «con la satisfacción de que estamos haciendo algo por alguien». Ambos participaron en el mercadillo que instalaron en la plaza Carlos I, de Villaviciosa, para recaudar fondos para la niña Ángela Liñares, de Peón. «Villaviciosa y sus asociaciones se han volcado con esta iniciativa», comenta Cristina Carneado, de Tazones.


La pequeña Ángela, de 8 años, padece desde los 2 una enfermedad no diagnosticada que la tiene postrada en una silla de ruedas. La familia necesita instalar un elevador para salvar las escaleras que acceden a la vivienda y cuya instalación ronda los 12.000 euros. La idea de sus padres es sufragar el coste recogiendo tapones de plástico, por los que les pagan 300 euros la tonelada; con la colaboración de todos ya llevan 4.000 kilos. Como no es suficiente, varios colectivos del concejo decidieron organizar un fin de semana solidario con la instalación del mercadillo y la organización de una comida en Peón que tendrá lugar hoy domingo. «Tenemos más de 300 personas inscritas y estamos muy satisfechos de la respuesta de los vecinos con esta iniciativa solidaria», comenta José Ramón Álvarez, de la Asociación de Vecinos del Valle de Peón y Candanal.


Begoña González, vecina de Villaviciosa, visitó el mercadillo en dos ocasiones. «Traje una tarta para que se vendiera en porciones y ahora compraré algo», comenta la mujer, que valora «una iniciativa muy positiva». Hubo puestos de comida, juguetes, artículos de regalo, complementos o libros. Geli González compró un juguete para su hijo Samuel. «No ayuda mucho el día por la lluvia, pero merece la pena participar en este proyecto», explica la mujer, atenta a las explicaciones de Lucía Pérez, voluntaria del mercadillo, que le vendió un garaje con coches para el pequeño. La voluntaria destacó «la cantidad de vecinos que dieron un paseo por el mercadillo y consumieron». Montse Ambás también se llevó a casa juguetes y libros «encantada con esta iniciativa», como lo estuvo Carmen Covián, que decidió comprar lechugas.

Enlaces recomendados: Premios Cine