Pravia y bajo Nalón

La sidra canaria sabe a Candamo

El vivero de Santoseso enviará en febrero 2.000 plantones de reineta blanca para la elaboración de la bebida espumosa en Tenerife

19.01.2013 | 03:37
Adela Fernández, entre los plantones que enviará a Tenerife. Adela Fernández, entre los plantones que enviará a Tenerife.

Santoseso (Candamo),


Sara ARIAS


En las islas Canarias se está produciendo sidra con manzanos de Candamo. El vivero de Santoseso, que regentan Adela Fernández y Manuel Ángel López, enviará a mediados de febrero 2.000 plantones a Tenerife, donde una empresa comercializa una sidra espumosa de alta calidad, que lleva el nombre de la niebla del alisio, «Posma».


La colaboración entre Candamo y la isla comenzó hace unos años cuando la Asociación de Manzana Reineta de Tenerife, conocida como «reineta blanca de Ravelo», una especie autóctona de la ínsula, pidió asesoramiento al vivero candamín. «Se pusieron en contacto con nosotros y en una visita de trabajo en Tenerife nos propusieron hacer plantas de manzano con varetas de injertos seleccionados de las plantas madres originarias», explica Fernández.


«A raíz del éxito tan grande que tuvieron con los primeros manzanos y la sidra nos encargaron más y también la Universidad de La Laguna (Tenerife) otros 500 plantones de la variedad "Pajarita" para investigar». También envían manzanos a las islas de El Hierro y La Gomera, de igual manera para sidra.


Los manzanos crecen en la localidad de Tacoronte, al norte de la isla tinerfeña, cuyo clima es «muy parecido al de aquí por la humedad y en invierno cogen las horas de frío necesarias». Los manzanos son cultivados a una altura de entre 800 y 1.500 metros, pero para que los productores canarios se sumergiesen en la cultura sidrera de lleno fueron invitados por los dueños del vivero a Asturias: «Los llevamos a varios llagares para que viesen cómo se hace la sidra y cómo se cultiva el manzano; también hicimos una visita al Serida», comenta.


Los 2.000 manzanos viajarán en avión de Santiago del Monte a Tenerife Norte. Los propietarios del vivero opinan que los trámites son «verdaderamente complicados porque se necesitan unos pasaportes especiales para mandar a Canarias, porque allí están libres de muchas enfermedades que el resto de la Península tiene». Los plantones tienen que pasar el control de aduanas, pese a no tratarse de otro país, por eso es indispensable que se encuentren en condiciones sanitarias óptimas y que cuenten con un documento de Sanidad Vegetal, dependiente de la Consejería de Agroganadería y Recursos Autóctonos, que garantiza que «la calidad de la planta es extrema, si no, no pasa», detalla Fernández.


El resultado de la mezcla canario-candamina es «excelente», matiza: «se trata de una sidra con un sabor buenísimo, de alta calidad, es como un champán de sidra».

noticias de La Nueva EspañaMapa web
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Nueva España