Villaviciosa salva el Encuentro

La lluvia impidió, como el martes, la salida de la procesión que rememora el camino de Cristo hacia el Calvario y el sermón se celebró delante del templo

28.03.2013 | 00:00
La Verónica sale al encuentro de Jesús, que va camino del Calvario.
La Verónica sale al encuentro de Jesús, que va camino del Calvario.

Villaviciosa,


Mariola MENÉNDEZ


La lluvia volvió a deslucir el Miércoles Santo en Villaviciosa. Después de que la junta directiva de la cofradía Nuestro Padre Jesús Nazareno pensara y repensara si sacaban la procesión a la calle -ya que en el momento de salir, a las nueve menos cuarto de la noche, hubo una tregua tras una tarde cayendo agua casi sin parar- decidieron realizar la simulación del Encuentro en la plaza de la iglesia. Lo contrario era arriesgar demasiado y la decisión fue acertada porque cuando estaba concluyendo el acto comenzó de nuevo a llover, lo que obligó a cobijar apresuradamente las imágenes en el soportal del templo.


Las celebraciones del Miércoles Santo rememoran el camino de Jesús desde Jerusalén hacia el monte del Calvario, cargando con la cruz en la que recibiría una vil muerte, según cuenta la tradición cristiana. El vicario del Oriente y de Gijón, Adolfo Mariño, fue el encargado de leer el sermón que sirvió de guía para la representación los tres encuentros que Cristo tuvo a lo largo de su trayecto. El primero, con la Verónica, una mujer que salió valiente a su paso para limpiarle el sudor, las lágrimas y la sangre de su rostro con un paño. La tradición relata que la imagen de la cara del Señor quedó impresa en aquel lienzo.


El gaitero José Ángel Hevia cumplió un año más con su tradición de custodiar la imagen de la Verónica. El músico es un asiduo a la Semana Santa de Villaviciosa y desde el domingo de Ramos se le ha podido ver participando en los actos religiosos de su tierra natal. Su padre, Ángel Hevia, fue el anterior mayordomo de la cofradía del Nazareno, encargada de organizar todos los oficios que rememoran la Pasión de Cristo.


En su camino hacia el Calvario, Jesucristo también se cruzó con San Juan, el único discípulo que le fue fiel. María, por último, también salió al paso de su hijo, sintiendo y padeciendo como madre el estremecimiento y el dolor de ver el sufrimiento de su vástago cuando se dirigía al Calvario, donde le esperaría una cruel muerte, según la tradición bíblica.

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine