Carreño

Perlora, un paraíso perdido

Juan Tizón expone en el centro de cultura Antiguo Instituto de Gijón una selección de 28 imágenes de la Ciudad de Vacaciones en su edad dorada

03.10.2015 | 05:14
Juan Tizón, autor de la exposición "Ciudad de Vacaciones. El tiempo secuestrado", junto a su obra.

Juan Tizón recordaba Perlora como un lugar para ir con los amigos y disfrutar de sus maravillosos rincones, pero desgraciadamente hace dos años sus recuerdos quedaron inundados de zonas abandonadas llenas de tristezas. Todas aquellas casas que antes habían sido habitadas por numerosas familias ahora estaban cubiertas por maleza y por la alfombra de hojas propia del otoño. Todo ello hizo que este joven gijonés trabajara durante dos años en la exposición llamada "Ciudad de Vacaciones. El tiempo secuestrado", que ahora presenta en el Antiguo Instituto de Gijón hasta el 1 de noviembre.

Chalés en ruinas, calles llenas de hojas, establecimientos cerrados, casas empolvadas y ladrillos a la vista. Un complejo vacacional en plena naturaleza, una ciudad situada a la vera del mar, pero que ahora solo sirve para pasear, para sacar a la mascota, para ir a pescar o para andar en bicicleta; en eso se ha convertido la ciudad de vacaciones de Perlora.

"Hay 38 tipos de casa en la ciudad residencial, pero al final tuve que hacer una clasificación. He querido recrear cómo es el paseo por las calles para que el espectador desde fuera se haga una idea de lo que es Perlora. Se comienza por un mapa de la ciudad cedido por un coleccionista de Candás y se finaliza en la iglesia, un icono del régimen de aquella época. A la exposición la acompañan un vídeo con imágenes antiguas, el vídeo del No-Do de cuando se inauguró y un recorrido de la Perlora actual a través de la cámara", detalla el autor.

Juan Tizón ha querido adentrarse en la época; por eso las imágenes han sido realizadas con una cámara analógica. "He intentado hacer las fotos lo más objetivas posibles, me han guiado varios arquitectos para representar los estilos arquitectónicos".

"Mi próximo objetivo será un recorrido por las tres ciudades de vacaciones que se construyeron en España y que han terminado abandonadas y en el olvido, como las de Tarragona y Málaga. Estos complejos pretendían que los trabajadores recuperasen su tiempo de ocio en aquella época, un lugar destinado principalmente para la familia".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine