Avelino Fernández, madera de centenario

"No hay secreto, sólo hay que llegar", dice de su siglo de vida el vecino de Lugones homenajeado ayer en El Berrón

04.10.2015 | 03:43
A la izquierda, el público en el acto oficial del encuentro de mayores de Siero, ayer en El Berrón. Abajo, Avelino Fernández Cordero.

Avelino Fernández Cordero ya ha superado el siglo de vida. Natural de Moreda, en el concejo de Aller, y vecino de Lugones, cumplió su centenario el día del libro de este año, el 23 de abril, y sus convecinos lo homenajearon por llegar tan lejos en el Encuentro de Mayores de Siero celebrado ayer en El Berrón.

Casado en la Virgen del Camino (León) con María Asunción Valcárcel, el matrimonio se fue a vivir a Lugones hace 65 años, donde todavía residen. Avelino Fernández trabajó toda la vida en el metal. Curiosamente, había llegado a la localidad sierense para un empleo provisional que acabó por convertirse en el definitivo y que lo arraigó en el municipio para siempre.

Tras su jubilación, ocupó su tiempo trabajando la madera. Él muestra orgulloso sus tallas a quien quiera que esté dispuesto a admirarlas, y no es difícil confirmar que hace productos de primera calidad, acabadísimos y con todos los detalles. Su casa es su propia sala de exposiciones. Con la edad, ha dejado de realizarlas, pero sigue mostrándolas orgullo.

Dice que no hay ningún secreto para haber conseguido cumplir los cien años: "Solo hay que llegar".

Y asegura, después de tantos años de experiencia, que la vida es mejor hoy. "La gente vive mejor, y hay más cosas", afirma, y no echa de menos nada de su pasado porque, afirma, "siempre hay que mirar para delante".

Quizá ese sea su secreto, que sigue viviendo la vida sin mirar atrás. Como dice habitualmente la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mayores del Principado de Asturias (FAMPA), Dolores Sanmartín, "no solo se trata de sumar años a la vida sino de sumar vida a los años".

Lo único que muestra de su pasado es el carnet de identidad que, expedido en 1988 y con una fotografía suya en la que las canas todavía no habían poblado su cabeza, se convirtió en su documento definitivo, sin necesidad de renovación.

Además del homenajeado y su mujer, asistieron al acto sus dos hijos, Jorge y Sergio Fernández, y su nuera, Mari González, así como numerosas autoridades, entre ellas la gerente de Establecimientos Residenciales de Asturias (ERA), Graciela Blanco, el alcalde de Siero, Ángel García, y la concejala de Bienestar Social, Natividad Álvarez.

Graciela Blanco aprovechó la ocasión para reiterar el compromiso del Gobierno del Principado de construir una residencia del ERA en Lugones, tal como había prometido a principios de año el presidente del Gobierno regional, Javier Fernández, en una visita a Lugones. Por su parte, Ángel García celebró la buena acogida que había tenido la organización del encuentro, por primera vez, en El Berrón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine