Siero celebra la "sintonía" con Patrimonio en su defensa del palacio de Celles

Las administraciones actuarán de forma coordinada, asegura la edil de Urbanismo

10.10.2015 | 05:32
La fachada principal del palacio de la Torre de Celles.

El Ayuntamiento de Siero y la Dirección General de Patrimonio irán de la mano en la defensa del palacio de la Torre de Celles, joya del barroco asturiano que amenaza ruina. Así lo aseguró ayer la concejala de Urbanismo, Noelia Macías, que días atrás se reunió con la directora general de Patrimonio, Otilia Requejo, para hablar sobre el estado del palacio. Un encuentro que, a juicio de la edil sierense, fue muy positivo y del que destacó la "sintonía" entre las posiciones del consistorio y las que defiende Patrimonio.

Aunque no ahonda en estas posiciones, Macías insiste en que el interés primordial, tanto del Ayuntamiento de Siero como de la Dirección General de Patrimonio, pasa por garantizar la supervivencia del edificio, y precisó que los técnicos municipales están trabajando una serie de informes relativos al estado del palacio. Una vez que estos informes estén concluidos, se concretarán nuevas reuniones con responsables de Patrimonio a fin de ir perfilando las actuaciones precisas para encontrar una solución al deterioro del inmueble.

La edil incide, además, en la relevancia histórico-artística del palacio de Celles, edificado en el último tercio del siglo XVII por encargo de Pedro Argüelles Quirós y Valdés, deán de la catedral de Santiago de Compostela.

Para diseñar el palacio, Argüelles contrató en 1668 al maestro cántabro Diego de Gajano, autor también de dos edificios en Oviedo: la casa de los Oviedo Portal (1658) y la iglesia del convento de Santa Clara (1660), ambos con trazas de Melchor de Velasco. De hecho, algunas soluciones ensayadas en Celles sugieren que en su diseño pudo participar un arquitecto más relevante, como podría ser Domingo Andrade, que en 1695 fue contratado por el propio Argüelles para diseñar un retablo, hoy perdido, para la iglesia de San Juan de Celles.

La gran relevancia del palacio de la Torre de Celles dentro del conjunto del arte barroco asturiano se explica, principalmente, por su espléndida fachada principal, de una monumentalidad desconocida en otras construcciones civiles de entornos rurales. Una relevancia, de hecho, que permitió que el inmueble alcanzase en 2003 la calificación de Bien de Interés Cultural (BIC), lo que le permite disfrutar del mayor grado de protección contemplado en la legislación.

El principal problema para garantizar la conservación del edificio, no obstante, es el hecho de que se trata de un inmueble de propiedad privada. En los años precedentes, esta circunstancia ha motivado cierta inhibición por parte de Patrimonio, que se ha limitado a poner algunas multas de escasa cuantía (600 euros cada una, para un total de tres sanciones) a la propietaria por no atender adecuadamente a su deber de conservación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine