La manzana reina en Villaviciosa

La primera gran jornada de la trigésima edición del festival en torno a la fruta cosechó un gran éxito de participación

11.10.2015 | 04:41
Arriba, las manzanas de Segundo Álvarez, en la muestra; abajo, Beltrán Alcázar mayando sidra.

"Nunca pensé que podía haber tantas variedades de manzana". Son palabras del gallego Óscar Villada, que visitaba ayer por primera vez, acompañado por Vanesa López, el Festival de la Manzana de Villaviciosa, uno de los escaparates más importantes de la manzana y la sidra de Asturias.

Lo cierto es que la diversidad de colores y formas de los frutos destacaban iluminados por el sol que se colaba por las cristaleras de la plaza de abastos de la villa. Allí aparecían las numerosas variedades de los trece participantes en el concurso exposición, llegados de Oviedo, Gijón o Llanera, entre otras muchas procedencias.

Segundo Álvarez, uno de los participantes, llegado de Murias de Candamo, se mostraba encantado enseñando su producción, que, curiosamente, iba a la contra de la tendencia de la mayoría de los pomares asturianos respecto al fenómeno de la vecería, que hace que las buenas cosechas se den cada dos años.

Para la mayoría de productores este es un año bueno, y el pasado fue más escaso. En el suyo, la abundancia vino el año pasado y este, la escasez. Con todo, la recolección ha sido lo suficientemente buena como para exhibir con orgullo 10 variedades de manzana de mesa y otras 23 de sidra. Algunas de ellas, eso sí, con huellas visibles del granizo del pasado mes de agosto. "La cosecha se adelantó mucho; no llovió, y en mi finca hizo un calor sofocante", aseguró.

En la misma plaza de abastos se ofrecía una degustación de sidra con denominación de origen de Asturias de lagares de Villaviciosa, servida en copa

Además de la exhibición de las manzanas, hubo numerosas actividades en torno a este fruto. Una de las más disfrutadas fue el taller "Mayar la manzana y elaborar sidra del duernu", destinado a los niños. En una carpa de la Plaza del Ayuntamiento, los pequeños tuvieron la ocasión de mayar la manzana al modo tradicional, golpeando la manzana con los mayos en el duernu, o con un instrumento más actual, el molino. Después de acabar de mayar, los niños introducían el producto en un pequeño lagar para obtener finalmente la sidra dulce.

Otras propuestas fueron un taller de repostería de la manzana, una cata de manzana de mesa, charlas sobre la sidra y actuaciones musicales.

Hoy se entregarán, a la una y media de la tarde, los premios del concurso exposición de manzana y del concurso de las mejores plantaciones de Asturias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine