Villaviciosa confirma su relevancia mundial para los fósiles de ictiosaurio

Ovidio Fernández y Esperanza Muñiz donan los restos de un ejemplar al Muja, que los vincula a los estudios de Schulz

13.11.2015 | 04:23
García-Ramos con los estudiantes, ayer, delante del teatro Riera.

La costa maliayesa continúa regalando pequeñas grandes joyas del pasado. Después de que los investigadores del Museo Jurásico de Asturias (Muja) dieran a conocer la relevancia mundial de los restos fósiles del ictosaurio -reptil marino- encontrado en la ensenada de La Conejera de Rodiles, dos ciudadanos, Ovidio Fernández y Esperanza Muñiz, les hicieron llegar parte de otro individuo que encontraron en El Puntal. El director del Muja, José Carlos García-Ramos, lo vincula con el trabajo que el geólogo alemán Guillermo Schulz publicó en el siglo XIX sobre unas paletas marinas de un plesiosaurio o ictiosaurio localizadas en la zona.

Los investigadores ya tienen identificados diez ejemplares distintos (cuatro de ellos en Villaviciosa), aunque algunos están incompletos. La mayoría han sido recuperados en los últimos cinco años. Por eso, la especialista mundial en este campo, la argentina Marta Fernández, destacó "el potencial fosilífero de estas costas". No es de extrañar que los palentólogos confíen en seguir realizando hallazgos de gran interés.

Esta autoridad mundial ha viajado a Asturias para estudiar el fósil del ictosaurio de Rodiles y ayer ofreció una charla a los alumnos de cuarto de Enseñanza Secundaria y de primero y segundo de Bachiller del instituto maliayés para explicarles su relevancia. Principalmente se debe a que pertenece al período Pliensbachiense (Jurásico Inferior), una época de la que hay muy pocos vestigios en el mundo, sólo en Inglaterra, Suiza y Alemania. Los investigadores han determinado el género de este ictiosaurio adulto: es un "Leptonectes", pero aún queda por definir la especie. Será la comunidad científica la que concrete si se trata de una de las tres ya descritas o si es otra nueva. En este último caso la llamarían "Leptonectes maliayensis".

El fósil del ictiosaurio de Rodiles está desmembrado y se cree que fue atacado por un tiburón carroñero, explicó Marta Fernández. La pista la dio un diente que también encontraron. Junto a él aparecieron los restos de otro "Leptonectes" recién nacido o embrión, y un ejemplar juvenil aún sin identificar pero de un género distinto. Estos reptiles marinos vivían mar adentro pero se acercaban a la costa para parir. En el Jurásico Inferior el litoral actual era un mar poco profundo que les procuraba abrigo. De ahí que en esta zona haya tantos vestigios de individuos jóvenes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine