"Valdediós estaba lleno de vida", dicen los exalumnos de la escuela ante su abandono

29.11.2015 | 04:29
Antiguos alumnos y monitores de la escuela taller, ayer, en Valdediós.

Casi dos décadas después, los antiguos alumnos y monitores de la escuela taller que rehabilitó el monasterio de Santa María regresaron ayer a Valdediós con la tristeza de verlo deshabitado. Entonces "era un espacio lleno de vida", recuerda el presidente de la Asociación para el Desarrollo Socioeconómico y Cultural de Asturias "Asta" y exdirector de la escuela taller, Gonzalo González Espina. En aquella época estaban "acostumbrados a convivir 120 personas", integrándose respetuosamente con la comunidad de monjes cistercienses que habitaba el cenobio.

"El envejecimiento de un edificio se acelera si no se ocupa", recuerda González, a la vez que ofrece la colaboración del colectivo que preside con las instituciones para devolver a Valdediós aquella vida que todos añoran. No obstante, su mensaje es optimista y confía en que "el futuro demuestre que el trabajo fue útil".

Fueron trece años de intensa rehabilitación que sirvió para poner en marcha en 1986 la segunda escuela taller de Asturias. Cuando llegaron a Valdediós, lo primero que tuvieron que hacer fue afanarse durante seis meses en limpiar y desescombrar el edificio, que había sufrido una de sus habituales inundaciones. Los trabajos de Valdediós, además, permitieron "recuperar varios oficios tradicionales en vías de extinción, pero indispensable en el patrimonio histórico", como la restauración paisajística o la cantería, explicó Gonzalo González.

En el encuentro aprovecharon, para confraternizar y rendir homenaje a las escuelas taller del Bajo Nalón y Somiedo por su larga trayectoria. En representación estaban la directora de la primera, Lara Fernández, y el exdirector de la segunda y alcalde, Belarmino Fernández.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine