Argüeru se queda sin Cooperativa

El descenso de las ventas y las deudas abocan al cierre al negocio agropecuario, que reabrirá un empresario para convertirlo en almacén de piensos y supermercado

05.01.2016 | 03:42
Juan Luis Fernández Cayado, en la Cooperativa Agropecuaria de Argüeru.

El último día de 2015 también fue el último para la Cooperativa Agropecuaria de Argüeru, en Villaviciosa. La Nochevieja puso fin a 51 años de actividad comercial de productos para el campo y aperos de labranza. El descenso de las ventas por la crisis del sector y las deudas les fueron ahogando hasta que decidieron cesar la actividad el 31 de diciembre. Han alquilado el negocio por un período de doce años a un empresario que, según explica el presidente de la Cooperativa, Emilio López, pretende relanzarlo con una importante inversión para seguir funcionando como almacén de piensos e incorporar un supermercado. "Si no conseguimos echarlo a andar, que lo hagan otros", lamenta López.

Juan Luis Fernández Cayado trabajó durante 16 años en la Cooperativa y estuvo 26 en la junta directiva, ejerciendo como presidente y vicepresidente. Es socio desde 1985 y también uno de los que más ha sentido el cese de la actividad. Explica que la jubilación de muchos ganaderos influyó en la pérdida de clientes, pues en estos momentos en Argüeru no quedarán ni una decena y sólo hay tres de mayor entidad. Pero en estos casos, las empesas lácteas a las que venden leche suelen ofrecerles ventajas si les compran los piensos. Actualmente sólo quedan unos 50 socios, cuando en los años de bonanza superaron el centenar. Entre los años 80 y 90 llegaron a facturar hasta 570.960 euros (95 millones de pesetas). Los beneficios revertían en los propios cooperativistas. Poco o nada queda ya de aquellos tiempos, pero en lugar de echar el cerrojo, han decidido alquilar el negocio para que el almacén de piensos siga dando servicio, fundamentalmente a los mayores del pueblo. "Se vende, sobre todo, a ganaderos pequeños, principalmente harinas, maíz en grano y piensos compuestos para conejos, pollos, gallinas...", indica Juan Luis Fernández Cayado. Las deudas que fueron acumulando de los clientes también les fueron ahogando y han tenido que acudir a los tribunales para poder cobrarlas. Aunque la Cooperativa Agropecuaria no se disuelva, sí cesará su actividad.

Gilberto Fernández, uno de los socios fundadores, en 1964, recuerda que fueron un grupo de unos 25 agricultores los que la pusieron en marcha con la intención de "tratar de hacer cosas por el campo, no sólo para comprar y vender, también para crear unos servicios al pueblo, como fue construir el camino que va a Merón". Indica que llegaron a comprar maquinaria para acometer la mejora de las carreteras. Inicialmente había una cooperativa de consumo y otra agrícola que acabaron fusionando, pues además de piensos, insecticidas, herramientas y diverso material agropecuario, también comercializaban comestibles. Uno de los objetivos ahora es "recuperar y cobrar las deudas" que les han ido lastrando, señala.

Estos días se están dedicando a dejar listas las instalaciones para que el nuevo empresario pueda retomar cuanto antes la actividad en la antigua Cooperativa.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine