Lne.es »

Bimenes y Argüeru dan de beber a Chiapas

Las aportaciones solidarias de los vecinos facilitan la construcción de un pozo en la comunidad de Rosemberg, en México

02.02.2016 | 03:44
Miembros de la comunidad, trabajando en la construcción del pozo.

La generosidad de Argüeru (Villaviciosa), a través de la Asociación de Vecinos "San Mamés", del Ayuntamiento de Bimenes, y de "Los Yerbatos", ha posibilitado construir un depósito de agua en la comunidad de Rosemberg, del municipio autónomo de Francisco Gómez, perteneciente al Caracol de la Garrucha, en el estado de Chiapas (México). Tiene una capacidad de 25.000 litros y abastece a 274 personas de 39 familias.

El proyecto se gestó hace un par de años, pero hasta hace unos meses no se ha hecho realidad. Ahora ya disponen de una red comunitaria que ha mejorado sustancialmente las condiciones de higiene.

En Argüeru fueron Marisa Valle, Tomás Peribánez, Eugenia García y María Antonia López Álvarez quienes más empeño pusieron en colaborar. Tuvieron la suerte de involucrar al resto del pueblo, porque gracias a la participación ciudadana fueron capaces de recaudar unos 600 euros con un puesto de comida que colocaron en el mercadillo de la feria de ganado que se celebra el primer domingo de septiembre. También hubo aportaciones particulares. La obra costó en total 3.000 euros.

"Los Yerbatos", de Bimenes, aportaron 1.500 euros, que recaudaron a través de varias rifas, explica la presidenta de este colectivo, Orfelina Suárez Pandiella, satisfecha con los resultados, porque los vecinos colaboraron demostrando su "sensibilidad y solidaridad".

Esta comunidad de Rosemberg, de indígenas, ha tenido y tiene que trabajar duro después de desplazarse del ejido Jalisco, del vecino municipio de Altamirano, huyendo de los ataques que denuncian haber sufrido del ejército mexicano y de los cuerpos policiales. Por ello, han tenido que crear una nueva comunidad esforzándose para disponer y construir servicios básicos. En concreto, la acometida de este sistema de agua comunitario supone una mejora sustancial en su calidad de vida y sus condiciones de higiene. Hasta hace poco eran los niños los que tenían que acarrear el agua desde las fuentes. El granito de arena asturiano, junto con la mano de obra de los miembros de la comunidad, ha permitido que puedan vivir un poco mejor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine