Lne.es »

Sin miedo a los animales en Salceo

"Aprendí a admirar la fauna", afirma la escritora de Grado Milagros Menéndez al presentar "La selva también es poesía"

27.02.2016 | 04:13
Milagros Menéndez, durante la firma de ejemplares del libro, en la Casa de Cultura de Grado.

Milagros Menéndez siempre tuvo "auténtico pavor" a los animales salvajes. Desde que era una niña en Vio el Pico (Grado) temió el ataque de lobos o el simple vuelo de una lechuza. Ahora ya no es así. La escritora salcedana realizó una labor de investigación con veterinarios y biólogos que le quitó el miedo. Y no solo eso, la animó a publicar su tercer libro "La selva también es poesía", que presentó la semana pasada en la Casa de Cultura de Grado. "Ahora admiro y respeto a los animales, nos dan lecciones de convivencia y camaradería", resume.

El libro, con dibujos de María Soledad Noriega, presenta a treinta animales salvajes y en la historia cuenta los temores que sufría de pequeña con la fauna y cómo aprender a respetarla y amarla. "No podía dormir en toda la noche de escuchar a los animales pero quería saber si ese concepto que tenía era real o ficticio y aprendí que nunca atacan a las personas si se les deja vivir tranquilamente, solo lo hacen para defenderse", explica. El título está indicado para niños, pero también para los adultos.

No es el primer libro que Menéndez dedica a los animales. En 2007 publicó "La orquesta de la selva". Un cuento infantil en el que el protagonista de la historia es un chimpancé, que con su inteligencia y constancia convence a una serie de animales salvajes para dejar de perder el tiempo en gestos, burlas y discusiones y formar una orquesta. Es un cuento adecuado para niñas y niños entre los tres y los once años. Es un libro entre lo didáctico y lo poético, dice.

Este libro lo dedicó a los niños, con quienes se volcó durante su trayectoria profesional, enseñando a sus alumnos como si fueran hijos propios.

Y es que "La selva también es poesía" es el tercer libro de Menéndez. La autora local se estrenó con la novela "La obstinación de una asturiana", en 2002. Un retrato costumbrista de las tradiciones de Asturias y muy nostálgico para la autora.

Una obra para recordar su tierra porque Menéndez vive en Benidorm desde 1984, cuando se desplazó a Levante como profesora. "La distancia no hace el olvido, Asturias es una auténtica obra de arte por su singular orografía, sus desfiladeros y vegetación, distinta al resto de comunidades autónomas. Es una obra de arte vista desde lejos, que es desde donde yo la miro, por eso admiro tanto mi casa", afirma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine