Desenclavo de estreno en la Villa

"Se siente ilusión y orgullo", asegura Luis Fernández, encargado por primera vez de retirar el cartel de INRI y el clavo de la mano derecha de Cristo

27.03.2016 | 05:35
Los cofrades llevan a cabo el descendimiento.

Ni el lehendakari (jefe del gobierno vasco), Íñigo Urkullu, se quiso perder la Semana Santa de Villaviciosa. El viernes por la mañana estuvo paseando por la plaza del Ayuntamiento y visitó la exposición de azabache en la Casa de los Hevia. Pero si el Viernes Santo fue un día especial para alguien, ése fue Luis Fernández, que por primera vez tuvo la encomienda de retirar el cartel del INRI y el clavo de la mano derecha de Cristo en el Desenclavo, el momento cumbre de la Pasión maliayesa. Lo hizo en sustitución de Fernando Fernández, que este año decidió retirarse.

"Se siente ilusión y orgullo, parece como si fuera el primer año", explicaba Luis Fernández antes de subirse a la escalera para llegar a lo alto de la cruz. Añade que lo hace especial que "es algo muy tradicional de la Villa y nosotros le damos continuidad". Son razones más que suficientes para que lo hagan "con mucho orgullo". Para este maliayés, miembro de la cofradía Jesús Nazareno desde que tenía 13 años, el Viernes Santo siempre ha sido uno de los días de la Semana Santa más especiales para él y que vive con mayor devoción, porque empezó llevando el sepulcro en la procesión del Santo Entierro y desde hace una década participaba en el descendimiento de Cristo, pero ayudando desde abajo.

Quien sí repitió retirando los clavos de Cristo fue Antonio Corrales. Tanto él como su compañero Luis Fernández tuvieron la ayuda, abajo, de Alejandro Alonso, Héctor Fresno, José Manuel Medio, Juan de Valdés y Pablo Monestina.

El Desenclavo no defraudó, pero resultó pasado por agua, pues nada más comenzar empezaron las precipitaciones. "El cura contrató que lloviera el domingo de Ramos para que no llueva el resto de los días de la semana", bromeó el párroco, Jorge Cabal, el día de Ramos, pero parece ser que no "contrató" suficientes días porque aunque el agua no apareció hasta el viernes por la tarde, impidió que saliera la procesión del Santo Entierro. Lo lamentaron los cientos de feligreses villaviciosinos y foráneos que volvieron a abarrotar un Viernes Santo más la plaza de la iglesia. José Antonio González Montoto, párroco de Santo Tomás de Avilés, en su sermón tuvo un recuerdo para las víctimas de los recientes atentados de Bruselas (Bélgica).

Los actos religiosos continuaron ayer con la procesión de la Soledad, la más madrugadora, y culmina hoy con la procesión del Resucitado con María, a las 12,15.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine