Artime: "Me es más gratificante dejar flores en la farola que en el cementerio"

La madre de la joven candasina atropellada mortalmente en 2013, cuando iba a las fiestas de Antromero, reclama respeto para el "mausoleo"

06.04.2016 | 04:12
María Paz Artime, junto a la farola que recuerda el lugar del fallecimiento de su hija, cuyo rostro lleva fotografiado en la camiseta.

Una de las farolas que alumbra el kilómetro 4,600 de la AS-239, carretera que une Candás y Luanco, se ha convertido en un improvisado mausoleo en memoria de Rebeca Rodríguez, una joven candasina que perdió la vida al ser atropellada cuando se dirigía a las fiestas de Antromero el 29 de junio de 2013. Desde que sucedió la desgracia, su madre, María Paz Artime, coloca en la lámpara tres ramos de flores y fotos de su hija para que su recuerdo "nunca caiga en el olvido", señala. "Me resulta mucho más gratificante ir a dejarle recuerdos a la farola que al cementerio. En el camposanto, sabiendo que allí reposan sus cenizas, se me hace todo mucho más duro".

En las últimas semanas, los ramilletes y las imágenes fueron desarraigadas del poste en dos ocasiones, un acto que no ha pasado desapercibido. "Arrancaron las flores un fin de semana antes de Semana Santa. En un primer momento pensé que habría sido un hecho aislado, o que alguien las había quitado porque pudiesen estar algo feas por el tiempo, por lo que a los pocos días puse unos ramos nuevos. Mi sorpresa vino cuando, cinco días después de colocar los nuevos ramilletes y la foto, me llaman para avisarme de que estaban tirados por el suelo y la imagen cortada con tijeras", relata con consternación.

Tras volver a colocar flores en el mausoleo dedicado a su hija, Artime puso en conocimiento de la Policía los hechos, y también expresó su malestar públicamente. "Solo tengo palabras de agradecimiento. La Guardia Civil y la Policía Local se han portado estupendamente, la Alcaldesa también nos ha llamado para mostrarnos su apoyo; y lo de la gente a través de las redes sociales es indescriptible. No doy crédito a todos los mensajes de apoyo que hemos recibido y la repercusión que ha tenido este tema".

Para tratar de erradicar este tipo de acciones en el memorial de su hija, Artime pide la colaboración de sus convecinos, siguiendo las instrucciones que le ha dado la Policía. "Los agentes nos han dicho que si alguien ve al artífice de estos hechos por favor le hagan una fotografía o un vídeo para poder tomar las acciones oportunas", solicitó. "Si las siguen quitando yo las seguiré poniendo, eso lo tengo muy claro. Si veo aquello sin nada yo me siento vacía", agregó la madre sobre la práctica que lleva realizando desde que se celebró el funeral de su hija.

En la red de carreteras españolas es frecuente encontrar ramos de flores, fotos o incluso cruces en lugares donde se han producido accidentes que ocasionaron pérdidas humanas, a modo de memorial. Una práctica que, como en el caso de María Paz Artime, acerca a los familiares a sus seres queridos que ya no están. "Esa farola no sólo es el lugar donde mi hija perdió la vida, sino que es el sitio donde ella echó su últimas sonrisa y vio por última vez a su novio y amigas", explica la madre de Rebeca Rodríguez.

Pese a que ya casi han pasado tres años desde la muerte de su hija, la familia Rodríguez Artime aún no ha superado el duro varapalo. "Tanto mi marido, como mi hijo y como yo seguimos hundidos. Estamos sin fuerzas y nos cuesta mucho levantarnos cada mañana. Todos los días miro sus fotos, le hablo... Y aunque ha pasado mucho tiempo aún tengo la sensación de que en cualquier momento va a entrar por la puerta de casa", explica con entereza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine