Un informe legal impidió a Foro ejecutar una quita del 75 por ciento de los pagos

15.04.2016 | 01:51

El Ayuntamiento de Siero lleva cerca de un lustro pendiente de cobrar las plusvalías derivadas de las expropiaciones del macropolígono de Bobes. Unos ingresos jugosos a los que, sin embargo, los sucesivos gobiernos del concejo han renunciado debido a su controvertido origen y a la resistencia de los afectados.

Aunque las expropiaciones de terrenos para desarrollar el macropolígono comenzaron ya en 2009, no fue hasta junio de 2014 cuando estalló la controversia. Aquel mes, el Ayuntamiento de Siero comenzó a girar los recibos a los afectados. Un momento en el que, debido a la tardanza en reclamar esos pagos, ya habían prescrito los relativos a cerca de medio centenar de las 539 parcelas que habían sido expropiadas por Sogepsa para el desarrollo de la mancha industrial.

La llegada de los recibos generó un rechazo inmediato de los propietarios afectados, molestos además por comprobar la paralización de las obras del macropolígono. Ante estas reticencias, el gobierno local, que encabezaba Foro Asturias, presentó una propuesta para rebajar en un 75% los pagos que debían afrontar los afectados por las expropiaciones.

La propuesta incluso se llegó a debatir en un Pleno municipal, aunque finalmente fue desechada por un informe de intervención que alertaba de que esa quita sería ilegal, debido a su carácter retroactivo y a que el gobierno sierense trataba de aplicar una ley de 2013 para reducir un impuesto generado en 2009. Tras ese revés, el cobro quedó paralizado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine