Lne.es »

Pachín, un abuelo con tablas

"Si no me pongo nervioso me sale mejor", afirma el yerbato Herminio Vigón, actor de 86 años de "Pausa Teatro"

24.04.2016 | 05:01
Herminio Vigón.

"Pachín" el de L'Acebal, como conocen en Bimenes a Herminio Vigón, es todo un artista. Aunque de vocación tardía, ha encontrado en el teatro una forma de divertirse y ejercitar la memoria, que no viene nada mal a sus 86 años. Lleva 6 en el grupo "Pausa", que dirige Javier Villanueva, donde se ha convertido en el actor más veterano de la compañía. El resto podrían ser sus nietos, aquellos que nunca tuvo, porque como él mismo comenta con gracia: "Nunca tuve suerte de casarme".

Pachín siempre fue un hombre muy activo y participativo en las actividades del concejo. Fue al asistir a un curso de asturiano que impartieron en San Julián cuando tuvo su primer contacto con las tablas. "Hicimos unas obra de teatro y ahí me gustó", señala. Luego llegó otra oportunidad, la que le dio Javier Villanueva al pedirle que interpretara el papel de "güelu" en uno de sus trabajos. A raíz de esta primera aparición sobre el escenario, llegaron varias más en las que dio vida a otros personajes. Pasó a ser parte del elenco de "Pausa Teatro".

Este alma inquieta, a pesar de su edad, no sabe definir exactamente qué es lo que más le ha cautivado del teatro. "Cuando te gusta algo, te gusto todo", responde. Aunque no se le da mal hacer papeles dramáticos, se siente más cómodo en la comedia, pues "si no me pongo nervioso me sale mejor", apunta. Pero reconoce que le traicionan los nervios al tener el público enfrente "y eso influye porque, a veces, te deja en blanco". Aunque "el teatro viene bien para la memoria y para el cuerpo", apunta, y tiene claro que "hay que trabajar la mente". Así todo, en ocasiones se plantea dejarlo porque teme olvidar el texto "y estropear la escena". En esos momentos agradece que los "compañeros siempre ayudan". Por ello, suele pedir al director de la compañía que le dé papeles sin mucho texto. Recientemente le brindaron un homenaje, que le "prestó mucho", por ser el actor más veterano del grupo.

"Me acordé tarde, cuando ya tenía 70 años", lamenta "Pachín", aunque matiza, echando mano del refranero, que "nunca es tarde si la dicha es buena". Y la suya lo es. "Antes me dedicaba al cuidado de mi madre", argumenta este albañil jubilado, que como la mayoría de yerbatos también fue minero y campesino. Cuando dispuso de más tiempo para él se apuntó al coro Santa María de Lieres y al Corriellu La Pandorga, de Bimenes. El teatro ha pasado a ocupar ahora parte de su tiempo libre, lo que le mantiene en estupenda forma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine