Lne.es »

Teverga se queda sin "parte de su alma" con la trágica muerte de Evaristo Fernández

Los vecinos del "güelo" del concejo lo califican de buena persona y conversador reposado

05.05.2016 | 04:20
Evaristo Fernández, en Teverga.

Mucha pena. Es el sentimiento que invadió ayer a los teverganos tras conocer la muerte de Evaristo Fernández, "el güelo" de Teverga. Vecino de Las Ventas, murió el martes tras caer al río con su vehículo mientras aparcaba en Entrago. Antes de precipitarse al vacío con el coche abrió la puerta para que su perro saliese. El can, "Chuli", se salvó y se encuentra al cuidado de unos vecinos. Fernández estaba a punto de cumplir 90 años y era, sin lugar a dudas, parte del alma del concejo, como expresaron ayer sus vecinos.

Buena persona es la definición general que dan. Era carpintero, profesión que aprendió desde muy joven en Las Vegas junto a José de Monteciello. "Tenía un trato muy cercano con nosotros y nos tenía mucho aprecio", explica Teresa García, bisnieta de José de Monteciello. Una relación íntima y familiar que se mantuvo durante décadas y que permitía a García echarle una regañina de vez en cuando para que se cuidara más cuando pasaba por la confitería: "Se había caído segando y estaba operado pero seguía para atrás y para adelante".

Evaristo Fernández estaba viudo y no tenía hijos, pero su querida Agripina -su esposa- siempre estaba en su mente: "Todo el día hablaba de ella", añade García. Unos recuerdos que compartía con los vecinos a diario pues siempre andaba dando paseos o tomando algo por San Martín. "Siempre le decía que si había un terremoto a él no le pillaba en casa", comenta Ángel Pérez.

Éste destaca el carácter alegre, entrañable y cantarín de Fernández. Así como dice que tenía la mente "despejada a tope". Una clarividencia que le hacía ser un conversador reposado. "Tenía casi 90 años, pero como si tuviese 40, la verdad es que es muy triste todo porque era una persona muy querida en Teverga", sostiene.

Teverga le dará el último adiós hoy, a las 17 horas, en la iglesia de Fabar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine