Lne.es »

La voz con raíces de Posada

La Asociación Cultural "Canción Asturiana" de Gijón rinde un homenaje a Manolo el Barberu por su trayectoria en el género

10.05.2016 | 04:28
Manolo el Barberu, en Posada de Llanera.

El llanerense Manolo el Barberu es una de las voces más reconocidas de la canción asturiana, y así se lo quiere hacer saber la Asociación Cultural "Canción Asturiana" de Gijón con un homenaje que tendrá lugar el día 21 en Vega de Anzo (Grado).

Habrá una gala en la que intervendrán varios intérpretes de canción asturiana -entre ellos el propio homenajeado- y, posteriormente, una comida y un baile.

El cantante, que nació en Posada en 1937 y se crió en el municipio de Las Regueras para volver a vivir a su tierra a los treinta años, se mostró muy honrado con el homenaje. "Agradezco mucho que me llamen para estas cosas, es un reconocimiento a lo que haces", dijo. Entre los motivos por los que cree que se han acordado de él está la consideración que tiene hacia la canción y sus intérpretes. "Siempre respeté a todos los cantantes y a todos los que nos dedicábamos a esto, y yo creo que lo valoraron", sostiene.

El Barberu comenzó a cantar de bien niño en Las Regueras. "La canción enseguida despertó en mí una pasión muy grande porque mi madre y toda mi familia cantaban; bien o mal, pero cantaban. Yo seguí la tradición familiar", relata.

Se crió escuchando por la radio a cantantes de todo tipo, desde El Presi hasta Antonio Molina, pasando por Juanito Valderrama y Juanín de Mieres. Le gustaban todos, pero su debilidad desde siempre ha sido El Presi. "Es el cantante con el que más me identifico, siempre me incliné por su estilo, aunque era muy difícil de igualar para mí", dice, y entre sus canciones favoritas menciona "Dime xilguerín parleru", "Con mi machucaretín" y "Dicen que murió el raposu".

Su trayectoria suma centenares de conciertos. Como miembro de la Asociación de Intérpretes de la Canción Asturiana (AICA) actuó en la mayoría de centros sociales de Asturias, así como en los centros asturianos de Barcelona, Benidorm, Torrevieja y Santander.

Asimismo, el Barberu ha colaboró con numerosas asociaciones de su entorno, como "La Piedriquina", "La Sidrina", "La Madreña" y "Fonte Fuécara", e incluso con el grupo de rock "Desakato".

Actualmente sigue en activo, pero en la música coral, con el ochote "Voces del Fontán" de Oviedo, del que es cofundador. Y confiesa que el acceso a esta música cambió su forma de ver las cosas, lo convirtió en un eterno aprendiz. En 1988 se fundó la Coral Polifónica de Llanera, y él se apuntó. "Cuando llegué allí pensaba que lo sabía todo y me quedé pasmado con lo mucho que tenía que aprender; desde entonces supe que no sabía nada y hoy sigo pensando lo mismo, hay que aprender de los que saben", confiesa con humildad este hombre cuya voz también ha dado más de una lección.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine