Lne.es »

Muere un motorista de 39 años en Prendes al chocar contra una hormigonera

"Era muy apreciado, como su familia", lamentan en Salamir (Cudillero), de donde procedía el hombre, que vivía en Gijón con su mujer y su hija

11.05.2016 | 04:33
Muere un motorista de 39 años en Prendes al chocar contra una hormigonera
Muere un motorista de 39 años en Prendes al chocar contra una hormigonera

Marcos Arango Arrojo, residente en Gijón de 39 años y natural de Salamir (Cudillero), perdió ayer la vida tras chocar con su moto contra una hormigonera en Prendes (Carreño), cuando circulaba por la carretera AS-19 (que une Gijón con Tabaza) a la altura del polígono de Falmuria. Camionero de profesión, Arango era una persona muy querida en su localidad natal, donde la noticia cayó como un jarro de agua fría en la tarde de ayer.

"Tanto él como su familia son muy apreciados y conocidos en el pueblo. Sus padres están desarmados, y todos los vecinos hemos venido a su casa para darles nuestro apoyo", explicó ayer consternado Mariano Arango, presidente de la asociación de vecinos de Salamir. El fallecido, que murió en el acto tras el brutal impacto, estaba casado y tenía una hija pequeña, además de dos hermanas. Con su niña y su esposa residía en Gijón, aunque mantenía el vínculo con Salamir, donde tenía muchos y buenos amigos.

El trágico accidente tuvo lugar en torno a las cinco de la tarde, cuando el camión, que circulaba en sentido Gijón, se detuvo en la calzada para girar a la izquierda, hacia la zona industrial, según testigos presenciales.

En ese momento, la motocicleta de Marcos Arango -una Yamaha modelo FZ 600-, que circulaba en el mismo sentido, impactó contra la parte trasera del vehículo pesado por motivos que aún se desconocen. El brutal choque supuso la muerte en el acto del motorista cudillerense, que quedó tendido en el suelo. A escasos metros acabó su motocicleta.

Asistencia

Al lugar del suceso se desplazaron dos patrullas de la Guardia Civil de Tráfico y una de atestados de Gijón, así como los servicios de asistencia sanitaria, que cuando llegaron al lugar de los hechos no pudieron hacer nada por la víctima.

"Vi la hormigonera parada y estaba la ambulancia, pero ya no había nada que hacer. La desgracia estaba consumada, desafortunadamente", explicó Jorge Valero, quien presenció los instantes después del accidente. "Trabajo por aquí cerca y, la verdad, no escuché nada; por lo que intuyo que el impacto no debió de ser muy fuerte", añadió el hombre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine