12 de junio de 2016
12.06.2016
Lne.es »

Laura Piñuela: "Las huellas de dinosaurio de la costa permiten mejores estudios"

La geóloga, que guió una visita por el yacimiento de Tazones, destaca las icnitas del litoral como lo más característico del Jurásico en Asturias

12.06.2016 | 05:25
El grupo, ayer, guiado por Laura Piñuela -en el centro, con sombrero y mochila-, descubre los tipos de roca y restos fósiles del Jurásico en el acantilado de Tazones.

Lo más característico del Jurásico en Asturias son las huellas de dinosaurio. Y para conocerlas mejor, la geóloga Laura Piñuela, que forma parte del equipo de investigación del Museo Jurásico de Asturias (Muja), guió una visita por el acantilado de Tazones (Villaviciosa), uno de los principales yacimientos de icnitas de la Costa de los Dinosaurios.

Estos restos fósiles se han conservado mejor en el litoral porque aquí las rocas están limpias y "permite hacer un buen estudio", mientras que en el interior tienen una cubierta vegetal. La denominada Costa de los Dinosaurios va desde el cabo Torres (Gijón) hasta la playa de Arra (Ribadesella). Piñuela explicó que la Asturias actual nada tiene que ver con la que conocieron los dinosaurios, que se extinguieron hace 66 millones de años tras el impacto de un meteorito en Yucatán (México). La distribución de los mares y orientación de la tierra era muy diferente. Tienen constancia de que era un territorio más árido. Pues han encontrado, por ejemplo, raíces que tenían hasta dos metros de profundidad, lo que indica que debían penetrar en la tierra porque en la superficie no encontraban suficiente humedad.

Dinosaurios como los terópodos, que son bípedos y carnívoros, dejaron sus pisadas en Asturias. También lo hicieron los saurópodos, que tenía el cuello y la cola muy largos, eran cuadrúpedos y vegetarianos. Eran vegetarianos y no herbívoros porque "en el Jurásico no había hierba", no llegó hasta el Cretácico, puntualizó Laura Piñuela. Tampoco había plantas con flores. Además, se pasearon por esta costa el estegosaurio y triceraptor, ambos vegetarianos y cudrúpedos, al igual que los ornitópodos, que tenían la misma alimentación pero se desplazaban con las patas traseras.

La región tiene la tercera mejor colección de icnitas del mundo. Mientras que en 1836 ya había publicaciones al respecto en Estados Unidos, en España no vieron la luz hasta 1972. Fue el actual director del equipo científico, José Carlos García Ramos, quien siendo aún un estudiante descubrió en 1969 en la playa de la Griega (Colunga) las primeras huellas. Si se conservan bien, puede apreciarse las almohadillas digitales del animal y su piel.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine