Retiran un enjambre de abejas de una céntrica calle de Noreña

Los trabajos de los bomberos, que requirieron de una grúa, obligaron a cerrar la vía al tráfico durante casi una hora

14.06.2016 | 04:12
Los bomberos recogiendo las abejas en una caja. A la derecha, varios vecinos observan los trabajos de retirada del enjambre.

Tres efectivos de bomberos del parque de La Morgal retiraron al mediodía de ayer un enjambre de abejas de la fachada de un edificio de la calle Acevedo y Pola de Noreña después de que los vecinos denunciasen la presencia de numerosos insectos que creían que podrían resultar peligrosos para los peatones de una vía habitualmente muy transitada.

La presencia de las abejas fue patente ya en la jornada del domingo, cuando los lugareños decidieron recurrir a un particular experto en este tipo de fauna para que se llevase un gran enjambre que se encontraba en la parte baja de la primera planta de un bloque de viviendas.

Aunque en un primer momento los insectos desaparecieron, en la mañana de ayer éstos comenzaron a aglutinarse a menos de un metro de distancia del punto del que habían sido retirados el día anterior. "La voz de alarma la dio una vecina del primer piso que, al parecer, es alérgica", señalaron los propios efectivos que se desplazaron hasta el lugar.

Los trabajos se prolongaron durante casi una hora. La necesidad de utilizar un camión-grúa con cesta hizo más espectacular una intervención que obligó a cortar el tráfico rodado en la vía, pero no impidió a muchos curiosos acercarse para tomar fotos y videos de las labores, que se realizaron en dos fases. En un primer momento, dos bomberos totalmente cubiertos con trajes especiales subieron en la cesta hasta la zona y, poco a poco, fueron metiendo las abejas en una caja.

"Una vez que se consigue recoger a la reina, las otras suelen seguirla", explicaban los bomberos antes de iniciar la intervención que luego culminaron con la aplicación de un insecticida con el fin de evitar que los insectos vuelvan a tratar de instalarse.

Los bomberos atendieron otra llamada para retirar enjambres en la fachada trasera de la iglesia de Santa María de Noreña. Finalmente, estos no pudieron hacerse con los insectos al encontrarse en una zona alta y de imposible acceso para el camión grúa, y recomendaron al párroco recurrir a un albañil para que tape, con ayuda de una elevadora o de unos andamios, los huecos en los que se esconden las abejas como solución.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine