ÚLTIMA HORA
Desalojado el aeropuerto de Schiphol tras disparar la Policía a un individuo

Mayores rejuvenecidos en Pravia

"No paramos, aquí hacemos de todo", dicen los usuarios de la residencia del concejo, que celebra sus 18 años con una animada fiesta con misa, baile y comida

24.06.2016 | 03:58
Trabajadores y responsables de la residencia y el centro de día de Pravia, con autoridades, ayer, durante la celebración del 18.º aniversario.

Los usuarios de la residencia de mayores y del centro de día de Pravia vivieron ayer una intensa jornada festiva para conmemorar los 18 años de funcionamiento del equipamiento. Misa, teatro, baile y una comida especial fueron algunas de las actividades de las que disfrutaron los mayores. "Vine voluntariamente y a todos los familiares les pareció muy bien; me encuentro tan bien aquí que no arranco, no quiero estar en otro sitio", afirma Berta Varela, de 82 años y con siete de estancia en la residencia.

Ataviados con sus mejores galas y amplias sonrisas iniciaron el cumpleaños de la residencia con una misa que ofició el párroco de Pravia, Francisco Donate. Un oficio que contó con la música de gaita del grupo de alumnos de la Escuela de Música Tradicional de Castrillón, quienes también animaron la salida.

Aunque tampoco hacía mucha falta, allí estaba Juanín López "El de la Llamera" poniendo la voz en alto y cantando "anda moza componte / vamos al baile" y en menos de un segundo ya tenía dos compañeras haciendo el picao. "Es muy cantarín y pone alegría allí donde va", comentó Mirta Sánchez, usuaria del centro de día.

Acto seguido, celebraron una comida especial con un menú que puso los dientes largos a todo el mundo: arroz con pitu de caleya, merluza a la sidra y brazo de gitana. "Todavía no dijo nada, a ver ahora qué dice", comentó Mario Tamargo, residente, antes de probar el primer plato, para concluir que "cuenta de sobra para comerlo". "Ta todo muy rico", sentenció Aida Díaz en el centro de día.

Los usuarios mostraron los trabajos de manualidades que hacen a diario, con los que decoraron los exteriores del recinto. "No paramos, hacemos hora y pico de gimnasia: hay que hacer de todo y aquí estamos en forma; luego manualidades y así vamos pasando la mañana", añadió Mirta Sánchez. También Luis Calvo, de 88 años, tiene sus quehaceres diarios desde que montó una huerta en el jardín que surte de tomates, pimientos y ajos a quien por allí pase: "Antes, en casa, echaba las tardes durmiendo en la panera; aquí estoy encantado, muy activo, y dedico la mayor parte del tiempo a la huerta".

La jornada continuó con una espicha para los trabajadores y autoridades, encabezados por el Alcalde de Pravia, David Álvarez. El equipamiento atiende a 110 residentes que completan el número de plazas existentes. Según precisó la directora general del ERA del Principado, Graciela Blanco, la residencia praviana tiene una alta demanda. Sin embargo, el centro de día tiene capacidad para 15 usuarios y en la actualidad únicamente hay 11.

"Quiero destacar el trabajo de los profesionales día a día para darles una mayor calidad de vida, una defensa del sistema público apoyado en el principio de solidaridad, es un gran valor para la sociedad tener un sistema público de residencias", señaló Blanco, quien destacó el trabajo en el complejo praviano, que dirige Graciela Suárez.

También asistió (se incorporó algo más tarde a la fiesta) la consejera, Pilar Varela, quien insistió en la necesidad de un pacto social de Estado en torno a la Ley de Dependencia, que cumplirá diez años de funcionamiento. "Entre todos tenemos la obligación y responsabilidad de cuidar, mejorar y dar sostenibilidad al sistema público". Por la tarde disfrutaron de una función de teatro y baile con José Luis Francos y sus teclados, para rematar con una merienda que puso el broche de oro al décimo octavo aniversario de la residencia de Pravia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine