26 de julio de 2016
26.07.2016

La Pola, una pequeña Nueva Orleans

La villa acoge el inicio del seminario de improvisación de jazz con un récord de 75 participantes, un tercio de ellos procedentes de fuera de la región

26.07.2016 | 03:52
Maite Heres imparte una clase en el aula infantil. A la derecha, una de las clases de guitarra de Marco Martínez.

La capital sierense se convierte durante estos días en la patria chica asturiana del jazz. El motivo no es otro que la celebración del seminario de improvisación. Una cita que este año alcanza su decimotercera edición con la grata noticia de establecer un récord de 75 participantes que llegan con las pilas cargadas para aprender y disfrutar de las bondades de la Pola y sus alrededores.

Son, precisamente, el entorno y el buen cartel del profesorado los que hacen que la cita se convierta en un caramelo, y prueba de ello es que 26 de las personas que asisten a las clases llegan desde lugares tan dispares como Madrid, Málaga, el País Vasco y México. "A la gente le encanta este entorno y poder disfrutar de pequeños encantos como tomar una de sidra en la plaza de Les Campes", explica el profesor de guitarra Marco Martínez, que ayer se mostraba muy satisfecho con la marcha de las primeras clases.

El propio Martínez cree que lo que diferencia a este seminario de otros es la fijación de una temática en torno a figuras clave de este tipo de música. "Este año hemos centrado las clases en Herbie Hancock, un referente de este siglo y del pasado que atrae a mucha gente", explica un docente que, junto con Maty Quintana (voz), Eladio Díaz (saxo), José Ramón Feito (piano) y Tomás Merlo (bajo eléctrico y contrabajo), conforma el equipo de ensueño que hasta el viernes tratará de sacar el máximo de los alumnos.

No con menos entusiasmo comenzaron las clases los 19 niños que forman parte del aula infantil de jazz. Un grupo que, en busca de conocimientos y diversión, encuentra en los profesores Jorge Viejo y Maite Heres unos grandes guías para descubrir y perfeccionar materias en las que todavía tienen mucho que pulir. "Trabajamos varias disciplinas, como el canto y la expresión corporal, de una manera que no les resulte pesada", señaló Heres tras realizar un ejercicio que aglutinaba diferentes especialidades.

Fuera del plano formativo, aunque de manera paralela, se celebra todos los días que dura el seminario un ciclo de conciertos que tendrá como escenarios de excepción varios espacios públicos y establecimientos hosteleros de la Pola. Sin ir más lejos, la plaza de Les Campes acogió ayer el concierto "Bones Rhythm", en el que los paseantes pudieron disfrutar de sonidos poco habituales en las calles de la villa.

El mismo escenario lo ocupará hoy "Entrelíneas Jazz Quartet" a partir de las ocho y media de la tarde, mientras que para el miércoles está prevista una "jam session" en la taberna El Cuévano, a las 20,30 horas, y el jueves los profesores del seminario ofrecerán un nuevo concierto en la plaza de Les Campes, a la misma hora que el resto de actuaciones. El colofón se pondrá el sábado, a partir de las 20 horas, con un concierto de los alumnos del seminario en el auditorio poleso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine