16 de agosto de 2016
16.08.2016

Los paxarros se unen con la Virgen

"Ésta es una ocasión para estar juntos, para saludar, incluso al impertinente, y perdonarle", reflexiona el párroco en la fiesta de Viella, con los niños como protagonistas

16.08.2016 | 04:49
Los paxarros se unen con la Virgen
Los paxarros se unen con la Virgen

Los paxarros acudieron ayer en masa a la llamada de la Virgen. El campo de la iglesia de Viella acogió la celebración del día grande de las fiestas de la Asunción, en la que la tradición impera sobre otras cuestiones, pasando además de padres a hijos.

Los más pequeños, de hecho, fueron protagonistas en la fiesta. Vestidos con el traje regional, una veintena de rapaces dieron la bienvenida a los numerosos asistentes al oficio religioso que marcó el inicio de las celebraciones. Una misa que además supuso el estreno del órgano de la iglesia de Viella, recién llegado a la localidad desde la vecina parroquia de Lugones.

"Nos va pasando la vida sin que reparemos en ello, sin darnos cuenta de las cosas que se nos van escapando, como la posibilidad de estar cerca y juntos, de pedir perdón y de perdonar", reflexionó el párroco, Joaquín Serrano, en una profunda homilía en la que habló de esa componente que tienen las fiestas de los pueblos para reunir a sus gentes, tanto a los que permanecen en la localidad como a los de la diáspora. "Esta es una oportunidad para estar juntos, para saludar incluso al impertinente, y perdonarle, y pedir perdón porque quizás, a veces, seamos nosotros los impertinentes", afirmó Serrano.

Al finalizar el oficio, los paxarros sacaron la imagen de la Virgen en una sencilla y digna procesión alrededor de la iglesia, como marca la tradición, para después cantarle el Himno de Covadonga y la Salve. Concluido el rito religioso, los paxarros fueron a la carpa de la fiesta, donde pujaron por el ramo, subastado por Bautista Menéndez. Un joven que ha cogido el testigo de su padre y su abuelo, quienes subastaron el ramo antes que él. "Lo hago por echar una mano, y por que no se pierda la tradición", afirma.

En la subasta, los paxarros se mostraron animosos y generosos, sabiendo que la recaudación sirve para organizar esa fiesta que, una vez al año, los reúne a todos en su pueblo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine