21 de agosto de 2016
21.08.2016
Lne.es »

La solvencia de Segismundo Meana

El actor convence al público del Salón de Teatro de Candás en el papel de un viejo soltero y avaro escrito por él mismo

21.08.2016 | 05:18
Meana, a la izquierda, en plena función en el Prendes junto a dos actrices.

El autor y actor Segismundo Meana ha conseguido tener una propia identidad dentro del Salón de Teatro Costumbrista Asturiano de Candás.

Con una dilatada trayectoria, que incluye la dirección del grupo de teatro del Centro Asturiano de Oviedo, Meana fundó en 2006 la compañía ovetense "Chanclos Asgaya" que estrenó el pasado viernes una nueva obra en el Prendes, escrita y protagonizada por él mismo y que lleva por título "Conspiración pa un asesinatu".

Segismundo Meana consiguió en 2011 el premio "Aurora" al mejor texto teatral por "Drácula ye teverganu" que al año siguiente puso en escena "Chanclos Asgaya" en el Salón de Candás.

Una lectura del cineasta Woody Allen inspiró al autor para escribir esta obra, que sorprendió porque supone una nueva aportación hacia la renovación del costumbrismo asturiano. Meana ha explicado que entre sus influencias como autor teatral destaca una gran variedad de estilos y de autores, que comprenden desde Moliere hasta nuestro clásico, Eladio Verde. Desde su primera llegada al Salón ha conseguido, además, otros premios "Aurora" al mejor actor, el último en la edición del pasado año.

En su nueva obra "Conspiración pa un asesinatu", Meana interpreta al protagonista, un viejo soltero con dinero, sin hijos pero con sobrinos que sólo esperan su muerte para heredar una importante suma de dinero y tierras.

El inesperado anuncio de que el paisano conoció a una chica joven con la tiene intención de casarse hace saltar todas las alarmas y obliga a los sobrinos a tramar un plan que podría incluir la muerte de alguien.

Avaricia y dinero

La avaricia, el temor al qué dirán, los enfados que causa el dinero, el amor a escondidas y una lección que pone a cada uno en su sitio, junto al triunfo de la bondad, son los elementos de esta obra.

Meana construye un personaje que sólo puede mejorar el propio actor y que enriquece por su solvencia en el escenario. Con un texto que, en ocasiones, roza el disparate y la incoherencia de sus personajes, la obra provoca escenas de humor que convencieron al público. Entre los personajes hay que destacar a las tres sobrinas del protagonista, que interpretan María Ascensión García, Marisun Muñiz y Honorina González, con situaciones que rozaron el absurdo, pero escritas de manera inteligente.

El papel de Leonor Meana, en el segundo acto, también es digno de mención. Además, la escenografía fue muy acertada en los dos actos del trabajo de "Chanclos Asgaya".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Lo último Lo más leído
Enlaces recomendados: Premios Cine