05 de octubre de 2016
05.10.2016
Lne.es »

Esperanza Martín: "La Vía Carisa es todavía una gran desconocida"

La arqueóloga confía en que nuevas prospecciones en el concejo ayuden a arrojar luz sobre la época romana

05.10.2016 | 04:12
Esperanza Martín, durante su exposición en Posada.

"La Vía Carisa tuvo una importancia fundamental en la conquista romana, ya que con ella lograron alcanzar la costa cantábrica desde el sur". Con estas palabras relata la arqueóloga Esperanza Martín la trascendencia que tuvo para el devenir histórico de la región esta calzada romana, que data del siglo I Antes de Cristo, y que, según palabras de la experta, "es una gran desconocida, como todo lo que concierne a las vías romanas". Martín ilustró a los vecinos de Llanera en una conferencia en la Casa de Cultura de Posada.

"Se trata de una vía de la que quedan muy pocos restos. Sabemos que, al menos, llegaba hasta lo que hoy conocemos como León, pero gran parte del recorrido está destruido. Pasaba por Oviedo o Mieres, pero no nos queda ni un vestigio en esas zonas", lamentó la arqueóloga sobre este vial que también se adentraba en el concejo de Llanera, y que "usualmente es llamado Ruta de la Plata por error".

"Realmente La Ruta de la Plata llegaba hasta Salamanca, pero a partir de ahí había otros caminos que seguían hasta el norte. Había una concatenación de vías que llegaban hasta el norte, y de ahí la confusión", explica la arqueóloga, que realizó prospecciones de la Vía Carisa en la zona que se encuentra entre Villamanín, Lena y el concejo de Aller.

Una de las principales hipótesis sobre el paso de esta calzada romana por el concejo es que conectaba Lucus Asturum (Astorga) con el resto de ciudades romanas de la provincia. "No sabemos con certeza dónde está, pero por la toponimia intuimos que se encuentra en la zona de Lugo de Llanera. Se ha excavado muy poco. La única persona que hizo prospecciones por la zona es Carmen Fernández Ocho, en la zona de la iglesia de Santa María y se encontraron vestigios, pero falta mucho por perforar", afirmó la arqueóloga, quien espera que se pueda iniciar una campaña arqueológica en la zona en las próximas fechas.

Tecnología

Para elegir en qué puntos de la geografía del concejo iniciar las prospecciones, Martín trabaja con diferentes tecnologías. "Existen coordenadas de la época medieval que tenemos que traducir a hoy en día, y también trabajamos con vuelos aéreos y con el LiDAR, un formato de datos que se toman desde el aire y que permiten conocer el subsuelo sin tocarlo. Con ellos apreciamos micro relieves que permiten conocer dónde están los yacimientos", explicó sobre esta utilidad, que les ha permitido "encontrar grandes campamentos romanos".

Precisamente utilizando esta tecnología, Martín ha analizado terrenos de la parroquia de Lugo de Llanera. "Se ven cosas, aunque bastante mal. Lo que sí sabemos es, gracias a fotografías aéreas tomadas por los americanos en los años 50 del siglo pasado, que con la construcción del aeródromo de La Morgal se llevaron por delante tramos de la Vía Carisa y de otra calzada secundaria".

Además de la afección humana, otro de los handicap que tiene la región en lo que a realizar trabajos arqueológicos se refiere es la vegetación. "Aquí tenemos el problema de que todo está cubierto de un manto vegetal, y eso nos dificulta el trabajo", concluyó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine