15 de octubre de 2016
15.10.2016
Lne.es »

Beatriz Polledo: "Una persona como José Aurelio Álvarez no tiene recambio"

Políticos, profesionales y familiares celebraron en el auditorio de la Pola el nombramiento del exalcalde como hijo predilecto de Siero a título póstumo

15.10.2016 | 04:29
Beatriz Polledo, Ángel García, Rosana Fernández y Lucía e Isabel Álvarez, con la imagen del exalcalde detrás.

El auditorio de Pola de Siero acogió ayer el acto de concesión, a título póstumo, de la distinción al exalcalde José Aurelio Álvarez como hijo predilecto de Siero, que se convirtió en un sentido homenaje de sus compañeros políticos y de profesión y de su familia.

Presidió el acto el alcalde de Siero, Ángel García, quien leyó la declaración plenaria, aprobada por unanimidad, en la que se concedió el título. A continuación, Juan Junquera destacó su faceta profesional "como abogado conciencudo, que estudiaba cada uno de los los problemas de sus clientes como si fuese el único, aunque eso le llevase a trabajar muchas más horas de las recomendadas; daba igual a la hora que le llamases, siempre estaba dispuesto para los asuntos de sus clientes, que también eran sus asuntos". Asimismo, subrayó "su discreción y fortaleza a la hora de afrontar la enfermedad", el cáncer que acabó con su vida con tan solo 51 años en agosto del año pasado. Junquera dijo que Álvarez había sido un buen abogado, "pero lo fue porque antes fue buen hijo, buen padre, buen marido, buen vecino y buen alcalde".

La portavoz del PP de Siero, Beatriz Polledo, quien propuso el nombramiento, destacó su faceta de "acérrimo defensor de la cultura, las tradiciones populares y las artes", y opinó que el exalcalde había merecido el homenaje en vida. "José Aurelio nos dejó demasiado pronto, y lo hizo como vivió, con discreción, sin aspavientos. Hubiéramos merecido disfrutarlo más tiempo".

Y sostuvo que, "si hay algo que define a José Aurelio, es que era un paisano, en el más amplio sentido de la palabra: honesto, leal, de fiar, trabajador y amigo de sus amigos". Para Polledo, "una pesona como él no tiene recambio; todos vamos a echar de menos sus consejos, sus opiniones mesuradas y esa gran sonrisa balsámica. Su huella ya es imborrable en la memoria y en los corazones de todos los que tuvimos el privilegio de conocerlo", añadió.

Finalmente, intervino su viuda, Rosana Fernández, que, entre otras cosas, señaló que José Aurelio Álvarez "siempre quiso ver la vida y luchar por ella desde la óptica del humanismo cristiano. José Aurelio también está participando en este acto. Nos está mirando a cada uno de nosotros, dándonos las gracias".

Además, dijo que el nombramiento demuestra que, a pesar de que la vida del exalcalde se vio "tan prontamente truncada por la enfermedad, completó muy positivamente la misión que creía que tenía encomendada", y destacó una faceta personal de su legado: "En los momentos en los que me reúno con nuestras hijas y recordamos a su padre, lo hacemos con la serenidad y la paz que él siempre nos transmitió y que, aún hoy, día a día, nos presta".

También lo recordó como "una persona tremendamente llena, hasta el último de sus días, de ilusiones y de sueños, que siempre quiso compartir con la gente que le rodeaba". Finalmente, dio las gracias: "Momentos como este consuelan los dolores del alma".

Tras los discursos, la viuda y sus hijas, Lucía e Isabel, recibieron el manuscrito que acredita el nombramiento como hijo predilecto a título póstumo. La ceremonia concluyó con el himno de Asturias a la gaita y el tambor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine