17 de enero de 2017
17.01.2017

El piloto praviano "Cohete" salva a ocho hombres de una vivienda de Corias en llamas

José Antonio Suárez regresaba de un entrenamiento nocturno cuando vio el fuego: "Era un hecho que había gente en la casa y que se iban a morir"

17.01.2017 | 03:40
De pie, Tomislav Marjanovic, José Antonio Suárez, "Cohete"; Kritijan Marjanovic, Josip Polih, Kristijan Simunovic, Ivan Simicic y Mario Marjanovic, y, agachados, Adirjan Marjanovic y Toni Simicic, en Corias (Pravia).

Un héroe sobre cuatro ruedas. El praviano José Antonio Suárez, "Cohete", subcampeón del mundo junior de rally y el futuro del automovilismo español, rescató a ocho hombres de un incendio la pasada madrugada del sábado en Corias (Pravia). Un gesto con el que consiguió librarles del fuego que se declaró en la chimenea de la vivienda y que podría haber tenido un trágico final por la inhalación de humo. Por suerte, los ocho hombres y Cohete comparten ahora complicidad y, en unos días, unas cañas: "Tiene que darme una vuelta en el coche", le insistía, ayer, Kristijan Marjanovic.

Suárez regresaba a Pravia después de un entrenamiento nocturno en el Puerto Ventana (Teverga) para mejorar la visión con poca luz. Iba acompañado por sus amigos Daniel y Agustín Rodríguez. Fue este último quien le advirtió del fuego: "'¡No fastidies!' le dije, y dimos la vuelta. Llamamos a los bomberos porque ya vimos que salía humo del tejado y se veía luz; era un hecho que había gente y se iban a morir".

Comenzaron a aporrear la puerta para advertir a sus ocupantes, pero tras un agónico minuto gritando y esperando, Cohete decidió entrar "para perder el menor tiempo posible, había vidas en peligro". Cohete dio una patada a la puerta y se encontró con Marjanovic durmiendo: "Se quedó flipando y me pareció que era del Este al hablar, así que le hablé en inglés y él ya me entendió y comenzamos a evacuar a la gente", recuerda el piloto.

Subieron a la planta de arriba para advertir a los otros tres ocupantes de la casa. "Había mucho humo y picaban los ojos, pero pudimos recoger incluso algunas maletas y pertenencias para que no las perdiesen al llegar los bomberos", comenta. Aún quedaban otros cuatro hombres en la vivienda colindante. Y para allá se fueron. "No sé cómo se abrió la puerta, pero los sacamos", resuelve orgulloso.

Rápidamente llegaron los bomberos y una patrulla de la Guardia Civil, mientras Suárez recibía el agradecimiento de los ocho hombres a los que salvó la vida. Ocho croatas que trabajan en la puesta en marcha de una plantación de kiwis en La Rodriga (Salas). "Cuando pasó todo, no paraban de darme abrazos", señala.

Los mismos que le volvieron a dar ayer, cuando Cohete fue a Corias para interesarse por ellos. Abrazos y choques de palmas, mezclado con sonrisas y con la tranquilidad de saberse seguros. Un agradecimiento que le volvieron a expresar, explicado con gestos y algún intercambio de frases en inglés. Lo que no esperaban los ocho hombres, ni se lo imaginaban, era que Suárez fuese un piloto profesional de rally. Y de éxito. Marjanovic iba traduciendo al resto de compañeros lo que Cohete le iba explicando sobre su profesión y vieron algunos vídeos del piloto praviano.

Ahora han quedado para verse en los próximos días y compartir unos refrigeríos después del suceso vivido. Y más le vale a Cohete ir en coche porque tendrá, por lo menos, que dar dos o tres patrullas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine