Los primeros brotes de la sidra

El frío y la nieve de Semana Santa retrasan a primeros de abril la floración de los manzanos, que venía adelantada

 
Francisco Ordóñez, en la finca de Monga (Nava), muestra los primeros brotes de los manzanos de sidra.
Francisco Ordóñez, en la finca de Monga (Nava), muestra los primeros brotes de los manzanos de sidra. mariola menéndez

Nava,


Mariola MENÉNDEZ


Con la llegada de la primavera empiezan a florecer los primeros manzanos que dan los frutos conocidos como de mesa y también lo hacen las variedades más tempranas de sidra.


El invierno cálido y seco, que ya se ha quedado atrás, hacía augurar que se iba a adelantar la floración, pero el frío y la nieve caída durante la Semana Santa han retardado los primeros brotes, según aseguran desde la Asociación de Cosecheros de Manzana de Sidra (Acomasi). Unas condiciones climatológicas más propias de la época «parece que pusieron las cosas en su sitio retardando la floración, que venía adelantada unos quince días», afirman. Consideran este cambio «beneficioso», ya que de no haberse producido se modificaría el proceso habitual de la sidra. Es decir, implicaría que se anticipase también la recogida de la manzana y el mayado.


No será hasta mediados de mayo cuando empiecen a florecer las variedades de manzano más tardías. Por lo que desde Acomasi aún consideran aventurado realizar una previsión sobre el desarrollo de la cosecha de este año. Habrá que esperar a junio para que el diagnóstico sea viable, indican.


No obstante, lo que sí es cierto es que al tratarse de una especie vecera se prevé que la cosecha de este año (que es par) sea «menos de la mitad del anterior», en el que hubo «cosechona», manifiesta Francisco Ordóñez, copropietario del lagar naveto Viuda de Angelón.


Esta familia, con gran tradición sidrera, además de fabricar sidra cultivan nueve hectáreas de manzanos. Al igual que manifiestan desde Acomasi, Francisco Ordóñez considera que es aventurado aún hacer previsiones sobre cómo será la cosecha de esta temporada. «Todavía no se sabe», señala.


La recogida de las variedades más tempranas de manzana de sidra comienza a mediados de octubre, tomando como referencia la festividad de la Virgen del Pilar.


La campaña se suele prolongar hasta finales de noviembre. En lo que respecta al retraso de la floración a causa del mal tiempo y que los cosecheros consideran beneficioso para sus plantaciones, Ordóñez dice que «casi no han empezado a brotar».

Enlaces recomendados: Premios Cine