Los topillos arrasan en torno al treinta por ciento de la plantación de manzano en Asturias

 

Nava, M. MENÉNDEZ


La superpoblación de topillos que arrasa con las pumaradas jóvenes continúa sin dar tregua a los cosecheros. Aunque no se puede hablar de plaga, sí es cierto que los agricultores denuncian un problema que parece tener una difícil solución.

Francisco Ordóñez es uno de los cinco hermanos que han continuado con el negocio familiar del lagar Viuda de Angelón y también cultivan parte de las manzanas con las que producen su sidra. Ordóñez afirma que estos roedores han arrasado con un treinta por ciento de la plantación de manzanos con hasta dos años. Una finca que poseen en El Remedio, en el municipio de Nava, es la que más afectada se ha visto, quizá porque es donde tienen los ejemplares más jóvenes.

«La mantenemos limpia, pero aún así, no hay forma de combatirlos». Dice que se enfrentan a la amenaza de estos topillos «desde hace un año». En otra de sus plantaciones, en Monga, sufrieron los daños de estos roedores «hace siete años», aunque los perjuicios fueron menores. Los ejemplares jóvenes son los más afectados al tener unas raíces más débiles que las de los árboles adultos.


Francisco Ordóñez añade que, además de luchar contra estos roedores de campo, deben prevenir los ataques de los corzos, que frotan su incipiente cornamenta contra los manzanos más jóvenes y rompen el brote. También toman la precaución de «cerrar bien la finca».


Los agricultores no quieren sembrar la alarma pero reconocen que la situación les preocupa y que hay que tomar medidas.

Enlaces recomendados: Premios Cine