Escuela La Malata

 

ISOLINA CUELI A la escuela íbamos cuando llovía», decía, el domingo, Saturnino Lorda, un vecino de San Justo, de 81 años, que asistió al acto conmemorativo de la escuela La Malata, creada en 1720 a través de una Fundación y cerrada en 1960.

Isabel Díaz, de la comisión de fiestas, tuvo la feliz idea de reunir a los antiguos alumnos de la escuela vieja, la Universidad de muchos jóvenes que salían de allí sabiendo leer y escribir y con el dominio de las cuatro reglas.

Del edificio sólo quedan en pie unas cuantas piedras, pero decenas de ex alumnos y sus familiares -en total 250 personas- no dudaron en acudir a la llamada. Un pretexto para volver a La Malata. Y para que todo fuera muy real, hasta el camino estaba embarrado, sólo que ahora aquellos niños y niñas que entonces calzaban madreñas hoy son abuelos y abuelas y acuden en coche y con zapatos nuevos. Allí estaban, junto a María Luisa Blanco -la última maestra de La Malata-, Mely García y su madre, Anita Fernández; Araceli y Ángeles Lorda; Laudino Fernández; Ángel Carneado; Anita Elías; José Manuel Tomás; Josefina Acebal y Amelia Villazón.


Ángel Piquero, un emprendedor ejemplar, que no pudo ir mucho a la escuela porque había que ayudar en casa, no tenía reparo en decir que todo lo que sabe se lo debe al maestro Eustaquio Suárez, natural de León.

También era castellano Manuel García, el maestro que se casó en el pueblo con María Luisa Tuya, la hija de Germán el Lecheru. En vacaciones venía a cortejar en bicicleta desde León.

Estas historias y muchas más las escuché el pasado fin de semana, en la zona de La Malata de San Justo. El nombre venía de un antiguo hospital de leprosos, aunque a los vecinos no les consta.


Pero el comentario que más me impactó fue el de Manuel Barro, nacido en 1920, que elogiaba con entusiasmo a Natividad Villar Llera, su última maestra, en los años treinta. Curiosamente, también fue mi maestra, en Priesca, en los años sesenta. Entonces, en plena dictadura, no teníamos Educación para la Ciudadanía, esa asignatura que tanto preocupa hoy, pero ella, con una simple Enciclopedia, supo enseñarnos, además de las cuatro reglas, sentido común y educación para la convivencia. Muy importante.

  HEMEROTECA
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya