LALIGA

Fabes de mayo

 

ISOLINA CUELI En los meses de marzo y abril me harté de comer fabes de mayo. Las sembré muy pronto, en septiembre, y se dieron de maravilla. En Priesca les llamamos fabones y para mí tienen un sabor único e inigualable. Una vecina de Santamera me enseñó a comerlas con la vaina muy tierna, como judías verdes, y se aprovechan más aún y están estupendas. Las recomiendo.

En Asturias esta legumbre se cultiva de forma testimonial para autoconsumo y en muy pocas cantidades. Por estas fechas se pueden encontrar en los supermercados. Proceden de Calasparra (Murcia). Allí les llaman habas y las comen crudas en los bares. En vez de ponerte un pincho de tortilla de regalo, te colocan en la mesa un puñado de vainas de habas y son un manjar. Imagino que en Murcia habrán sido cultivadas con regadío y aquí, que se dan casi sin hacerles caso, que resisten de maravilla los fríos del invierno, una estación en la que apenas se puede cultivar otra cosa al aire libre, pues no les hacemos ni caso. Nos centramos sólo en les fabes de fabada, con más imitadores que Chiquito de La Calzada, y que son más delicadas en cultivo y conservación.

Me alegró leer estos días que en Asturias se quiere potenciar el cultivo de la patata, un tubérculo que se reproduce casi solo y que tampoco le hacemos el honor que se merece, pues las patatas de aquí son mucho mejores que las foráneas, ya sean de Castilla o Turquía, que parecen nabos.


El otro día tuve la paciencia de mirar el origen de la media docena de variedades de manzana de un supermercado de la plaza de San Miguel, en Oviedo, y todas eran francesas. En una región que alardea de manzanera es una vergüenza, pero claro, los franceses no presumen de nada, producen manzanas y las venden. Lo demás es engañarse.


Me quedé impresionada al enterarme estos días de que el aceite de girasol nos llega de Ucrania. Ya lo decía Campoamor en su poema «El tren Expreso»: «Éno os podéis figurar cuánto me extraña que, al ver sus resplandores, el sol de vuestra España no tenga, como el de Asia, adoradores». Alguien podía decir: sí, tenemos girasoles que acompañan al astro rey en su paso diario. Pues ahora, ni los girasoles. ¿Por qué será?

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo
Diari de Girona | Diario de Ibiza | Diario de Mallorca | Empordà | Faro de Vigo | Información | La Opinión A Coruña | La Opinión de Granada | La Opinión de Málaga | La Opinión de Murcia | La Opinión de Tenerife | La Opinión de Zamora | La Provincia | Levante-EMV | Mallorca Zeitung | Regió 7 | Superdeporte | The Adelaide Review | 97.7 La Radio | Blog Mis-Recetas | Euroresidentes | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya