La izquierda

 
La izquierda
La izquierda 

JOSÉ MANUEL BARREAL SAN MARTÍN Al hilo del artículo «¿Desaparece la izquierda real?», de Alejandro Álvarez, compañero y amigo, publicado en LA NUEVA ESPAÑA el mes de marzo, quisiera abundar no tanto en los problemas de su organización, IU, como en los que, a mi entender, puede tener la izquierda (utilizo conscientemente el término ambiguo de «izquierda») en este país.


Brevemente, con respecto a IU, decir que, siendo como soy defensor del derecho a una muerte digna, no me queda más remedio que respetar la «eutanasia política» que Izquierda Unida se aplica voluntariamente. No obstante, sería bueno un repaso al libro «Hablando de IU» (1997), de Carlos Taibo, tal vez ayudase a discernir algunas claves de la actual crisis.

Lo manifestado por el Nobel José Saramago -«Antes nos gustaba decir que la derecha era estúpida, pero hoy día no conozco nada más estúpido que la izquierda» (larepublica.es,14-6-07)- no sé si obedece a la realidad o es una apreciación subjetiva. Sin embargo, que no sólo Izquierda Unida -¿la izquierda real?-, sino la izquierda de este país, está en una situación precaria e irrelevante es un hecho que no necesita mucho análisis marxista.

Las elecciones del pasado 9 de marzo tendrían que marcar un antes y un después en el ámbito de la izquierda, y no sólo de IU. Se hace necesario un debate en clave actual. Una reflexión que huya de devaneos intelectuales y que las viejas glorias, muy respetables, así como los dinosaurios políticos, dejen a otros y a otras que impregnen con nueva savia a una izquierda que, más que real, parece virtual y deshuesada.


El escenario social y político en el que nos movemos deja poco espacio para la lírica «revolucionaria» y el análisis de las «condiciones objetivas». La película que se nos pasa del mismo, en sesión continua, tiene unos protagonistas y un argumento que no pueden quedar en la periferia de un análisis sereno y reflexivo. Así, la creciente derechización del panorama político: miles de trabajadores y trabajadoras votan a los partidos de derechas en Europa y aquí, al PP; las políticas neoliberales, defendidas tanto por la derecha como por la socialdemocracia, subordinando la política a la economía y propiciando unos estados y gobiernos sometidos a las multinacionales, especuladores bursátiles y toda clase de grupos de presión capitalista; los problemas medioambientales, que nos ocupan a todos; la desigualdad real de género en el trabajo y, mal que nos pese, en la familia; el incumplimiento de los derechos humanos, etcétera. Todo esto muestra y define, con urgencia, una agenda de tareas que, a mi juicio, está teniendo poco eco y escasa cabida en la izquierda.


Los planteamientos que se hagan no pueden ser recetas, siempre estarán supeditados a la duda, pues las futuras líneas de acción no son negras o blancas, hay tonalidades de grises. Sabemos que los cambios sociales y políticos no son lineales como un proyectil (permítaseme el símil poco pacifista), sino más complejos, como el vuelo cambiante de la mariposa. Lo cual no invalida el debate de la futura izquierda alternativa y no tendría que devaluar su futuro programa.


Hace tiempo que la otrora clase obrera perdió la centralidad política, situación que ya Manuel Sacristán lamentaba hace bastantes años. Esa «dimisión obrera» ha pasado a situar la alternativa en otros intereses colectivos, como lo verde-lechuga y el nacionalismo oportunista que, junto con cierta actitud culturalista y estética, parece ocupar el espacio en la «izquierda alternativa», en detrimento de otras opciones sociales menos apegadas al voto.


La consecuencia, desde mi punto de vista, ha sido la ruptura de lo que, entiendo, fue el nervio, el cerebro y el ser de la izquierda: la unión y la interrelación entre emancipación, libertad y justicia social.

No es pesimismo reconocer que existen enormes dificultades de construcción de alternativas al actual modelo de producción y de distribución de la riqueza. Sin embargo, y precisamente por esas dificultades objetivas, la izquierda tiene la obligación, junto con las personas que nos interesamos por los posibles procesos alternativos, de plantearse, entre otros aspectos: por dónde avanzar, cómo hacerlo, con quién, para qué y qué camino tomar y seguirlo.
La izquierda que se autodefina alternativa y transformadora debería, a mi entender, recuperar la iniciativa propositiva, es decir, dejar de ser solamente reactiva a la derecha y mostrar con claridad y sin complejos que el socialismo es un sistema social viable y alternativo al actual sistema capitalista.
Finalizo con un párrafo, muy clarificador, de Albert Recio, profesor de Economía, cuando expresa: «(É) difícilmente se saldrá de la crisis si el debate se limita a la militancia organizada. Para que haya un camino a la izquierda, aunque de momento sólo sea un sendero, hace falta recomponer fuerzas y sumar energías. Y esto requiere un diálogo y una colaboración abierta con los sectores sociales que de alguna forma se inscriben en la izquierdaÉ». Y, añado yo, sin tutelas de aparatos orgánicos e iglesias ideológicas, cuyos indudables buenos propósitos nos hacen recordar que «el camino del infierno está jalonado de buenas intenciones».

  HEMEROTECA

Imágenes del día

La actualidad en fotografías

La actualidad en fotografías

Todas las fotografías de las noticias en una única página

 
Esperando Contenido Widget ...
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO

Venta de pisos

Piso en venta con 72 m2, 3 dormitorios en

Piso, con 72 m2, Reformado, 3 dorm, 1 baños, cocina Equipada, amueblado, 1ver más

Casa en venta con 30 m2, en Collanzo (Aller)

Casa, independiente con 30 m2, A reformar, con vistas CABAÑA DE MONTAÑA.CABAÑAver más

Casa en venta con 110 m2, en Periurbano

Casa, independiente con 110 m2, A reformar, Terraza principal Más de 20ver más

Piso en venta con 180 m2, 3 dormitorios en

Piso, con 180 m2, Buen estado, 3 dorm, 3 baños, Ninguna plaza(s) de garaje,ver más

Casa en venta con 154 m2, 3 dormitorios en San

Casa, adosado con 154 m2, 3 dorm, 2 baños, .Verdicio - Bañugues - Cabo Peña.ver más

Síguenos también en . . .

Facebook LNE Twitter LNE
      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà | El Diari  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad | Oscars | Premios Goya