Lne.es » Cuencas
 Noticia anterior   Noticia siguiente 

Barredos se queda sin pila

Un error en el cálculo del combustible, la lluvia y una avería impiden al IES Alto Nalón concluir el Ecomarathon de Shell en Alemania

 07:47  
Enviar
Imprimir
Aumentar el texto
Reducir el texto
Barredos se queda sin pila
Barredos se queda sin pila  

Barredos,
Miguel Á. GUTIÉRREZ
-¿Cuántos tenemos delante?

-Bastantes. En un par de horas entraremos a pista.

Un grupo de alumnos y profesores de Barredos guarda escrupulosamente la cola junto a un coche rojo con forma de utilitario común. La lluvia y el frío han hecho estragos en las previsiones de la organización del Ecomarathon de Shell, una prueba que gana el que menos combustible gasta, y los equipos se agolpan junto al circuito para tratar de acceder a su interior y dar las dos tandas reglamentarias. La escudería de Barredos -la única que compite en el apartado de motor de pila de hidrógeno, la más compleja y novedosa tecnológicamente- logra salir a competir, pero una avería frustra el primer intento. Dos horas de cola después, el equipo lavianés inicia su segunda tanda. Sin embargo, un error de cálculo hace que el coche se quede sin combustible a falta de dos vueltas.

La prueba de bajo consumo patrocinado por Shell se disputó a mediados de la pasada semana, en la ciudad alemana de Lausitz. El instituto lavianés lleva participando en la carrera desde 1993 liderando en casi todas las ocasiones la clasificación de los equipos españoles en los apartados de gasolina y gasoil. Este año participaba con un «urban concept», vehículos ideados con un diseño similar a un turismo convencional y por primera vez lo hacía con un motor propulsado por pila de hidrógeno. «Creo que hay que hacer una lectura positiva. Logramos pasar las verificaciones y que el coche echase a andar. La lástima fue que la pila de combustible de hidrógenos que cargamos no fuera suficiente para terminar la carrera», indicó Santiago Viña, profesor de Automoción del IES Alto Nalón. Además de soportar la lluvia, el frío y las largas colas, el equipo de Barredos tuvo que solventar una avería de la cadena de transmisión y un fallo eléctrico en el motor que hizo peligrar su participación en la segunda tanda. «El problema ha sido que, salir al circuito para entrenar por la lluvia, todos los problemas aparecen en carrera. A pesar de todo, el coche ha funcionado bien en la segunda tanda y los registros que hicimos en las cinco vueltas eran muy buenos», añade Viña.

Los estudiantes de Barredos no fueron los únicos damnificados de las malas condiciones en las que se desarrolló la competición. Buena parte del medio millar de «urban concept» de pila de hidrógeno tuvieron que abandonar y el otro equipo español que competía en esta categoría ni siquiera llegó a pasar las verificaciones. «Este año nos ha servido de experiencia y vamos a seguir trabajando para mejorar el coche», concluyó Viña.

COMPARTIR
 
  HEMEROTECA

HACE 25 Y 50 AÑOS

Portadas La Nueva España

Portadas de La Nueva España

Las portadas de hoy de La Nueva España hace 25 y 50 años

      CONÓZCANOS:   CONTACTO |  LA NUEVA ESPAÑA |  CLUB PRENSA ASTURIANA |  PUNTOS DE VENTA |  PROMOCIONES      PUBLICIDAD: TARIFAS| AGENCIAS| CONTRATAR   
Lne.es y La Nueva España son productos de Editorial Prensa Ibérica
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de La Nueva España. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.


  Aviso legal
  
Otros medios del grupo Editorial Prensa Ibérica
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  |  La Opinión de Málaga  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | 97.7 La Radio  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad