Desde USA a cocinar una fabada

El cocinero Jeff Weiss, que trabajó con el chef mierense José Andrés, degustó los quesos y aprendió los secretos de «les fabes»

21.01.2013 | 02:21
Jeff Weiss, a la izquierda, observa un puesto de embutidos en La Foz. Jeff Weiss, a la izquierda, observa un puesto de embutidos en La Foz.

La Foz (Morcín),


Andrés VELASCO


Apura sus últimos días en Asturias y tiene una cita obligada con la Foz de Morcín. El cocinero estadounidense Jeff Weiss pasea por los puestos de embutido que hay en el exterior de la carpa principal del Certamen del Queso Afuega'l Pitu. Observa, prueba y compra. Y posa sonriente para su fotógrafo Nathan Rawlison con sus adquisiciones. Weiss esta preparando un libro titulado «Charcutería: el alma de España», una especialidad culinaria que no está suficientemente promocionado en Estados Unidos.


«El objetivo final del libro y lo que pretendemos con él es trasladar a nuestro país la pregunta del porqué no trabajar con esta materia prima», indica, en casi perfecto castellano, el cocinero norteamericano. Un castellano para el que ha tenido un gran maestro, el cocinero mierense José Andrés, con quién Weiss trabajó durante seis meses en su restaurante Jaleo de Washington. «Es un gran cocinero, escribió una recomendación para que me dieran una beca que disfruto en España y personalmente creo que es un gran tipo», asegura el extrovertido chef estadounidense, al que no se le borra la sonrisa de la cara. Fue precisamente José Andrés quien le recomendó viajar a Asturias para comprobar sus bondades gastronómicas. Tras hacer las pertinentes compras, estuvo presente y atento durante la entrega de premios del concurso, y no dejo sin probar ningún tipo de Afuega'l Pitu de ninguna quesería participante.


Por la tarde, Jeff Weiss todavía tendría una última tarea. Y es que junto a Nacho Manzano, se desplazó con su equipo al restaurante Casa Marcial, de La Salgar, para aprender a cocinar una fabada.

noticias de La Nueva EspañaMapa web
Otras webs del Grupo Editorial Prensa Ibérica
La Nueva España