Lne.es »

La escuela madruga en Turiellos

El colegio de La Felguera abre sus puertas hora y media antes para que los padres puedan dejar a sus hijos para ir a trabajar

29.10.2015 | 04:12
Dos escolares beneficiarios del servicio juegan al ajedrez.

Jugar al ajedrez, plantar legumbres o leer un cuento. Una decena de escolares del colegio Turiellos de La Felguera hacen todas esas cosas en el centro antes de que empiecen las clases. Todos ellos forman parte del programa de apertura temprana de centros escolares, coordinado por la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de Langreo. El plan está dirigido a favorecer la conciliación de la vida laboral y familiar de las familias del concejo. Para ello, el colegio abre sus puertas hora y media antes del inicio de las clases para que los padres puedan dejar a sus hijos antes de irse a trabajar. La iniciativa puede extenderse a otros colegios de Langreo si se genera la demanda suficiente por parte de las familias.

Las familias han mostrado su satisfacción por una medida que les permite atender sus compromisos laborales y el cuidado de los niños. A las 7.30, el colegio ya está abierto, con los dos monitores que se encargan del programa esperando a los escolares. "Yo trabajo como docente en otro centro y mi marido está a turnos. No podemos llevar a nuestros dos hijos, que tienen tres y seis años, al colegio cuando empiezan las clases así que este programa nos ha venido muy bien; es algo muy útil para las familias", expone Noelia Santos, vecina de La Felguera.

Santos también destaca la buena sintonía existente con el Ayuntamiento, los docentes del centro y los monitores del proyecto. "Al principio se había elegido un aula de la parte superior del edificio, que estaba bastante desangelada y, además, obligaba a niños pequeños a tener que andar subiendo y bajando escaleras. Las familias propusimos un cambio de ubicación y lo aceptaron muy bien; ahora los niños están en la biblioteca, que está en la planta baja y tiene muchos más contenidos para que hagan actividades".

Laura Pedraza, es trabajadora social y su marido es educador en un centro de menores. Sus obligaciones laborales les impiden llevar a su hija de tres años al colegio a la hora marcada. "Si no existiera este servicio sería algo imposible. Estamos muy contentos porque no sólo se dedican a cuidar a los niños hasta que empiezan las clases; participan en cuentacuentos, hacen manualidades y plantan legumbres". Los monitores también organizan actividades vinculadas con festividades de cada momento del año.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine