Lne.es »

Langreo se estabiliza en los 42.000 vecinos y Mieres ya baja de los 40.000

Los dos concejos rondaban los 70.000 habitantes cada uno en los setenta

20.12.2015 | 05:10

Mieres y Langreo han caminado de la mano, casi como hermanos gemelos, durante 150 años. Desde el alto de Santo Emiliano, monte que separa ambos valles, se veían a un lado y a otro un paisaje sociodemográfico casi idéntico. Ahora bien, Mieres siempre ha ido un pequeño paso por delante. En la época de esplendor de ambos concejos, a principios de la década de los setenta, rozó los 71.000 habitantes. Langreo no pasó de los 66.000 vecinos. Durante cuarenta años, Mieres sostuvo su estatus como municipio más poblado de las Cuencas. Lo hizo hasta 2011, cuando se firmó un empate técnico a 43.000 vecinos. Desde entonces, Langreo ha ido ganado distancia, amortiguando con mejor pulso la caída demográfica.

Hace quince años, cuando Mieres aún coqueteaba con el estatus de ayuntamiento de primera categoría y se aferraba a la barrera de los 50.000 habitantes, Langreo, no pasaba de los 45.000. Tenía cinco mil vecinos menos, pero en el tiempo en que Mieres ha perdido 10.000, quedando en los 39.728, Langreo se ha sostenido con un retroceso muy moderado, permaneciendo aún sobre la barrera de los 42.000. Si Mieres sale muy mal parado al lado de Langreo, a la hora de medirse con el otro municipio asturiano de similar tamaño el balance es aún peor. Siero ha ganado 5.000 vecinos en los últimos tres lustros. De hecho, en número de habitantes, con 52.000, ya está muy lejos de los municipios cabecera de los valles del Caudal y del Nalón.

El concejo de Mieres pierde población a un ritmo vertiginoso. El padrón refleja que en estos momentos son 39.728 los habitantes que hay en el concejo. La barrera de los 40.000 habitantes ya ha caído, como antes lo hicieron otras. De momento, el fondo de pozo no se vislumbra. El municipio perdió a finales de 1999 la consideración de Ayuntamiento de primera categoría. Estrenó el siglo cayendo por debajo de los 50.000 habitantes. Fue el resultado de una década marcada por un intenso ajuste minero, con cierre de pozos y miles de prejubilaciones que intensificaron el éxodo que empezó a dejarse sentir con fuerza ya en los setenta. Tras casi medio siglo de retroceso, la imparable tendencia a la baja se mantiene sin que se atisbe un cambio. Y es que el ritmo de despoblamiento, lejos de ralentizarse, se está incluso acelerando. En la última década, el concejo perdió más de 7.000 vecinos. Este balance es peor que el del decenio anterior, el del ajuste minero, ya que entre 1993 y 2003, la pérdida de población se quedó en 5.788 bajas.

Langreo, que arrancó este año con 42.403 habitantes según el Idepa, también ha perdido mucho vecinos, pero el balance es bastante menos alarmante. La sangría demográfica, en la misma línea que el resto de concejos mineros, arranca en la década de los setenta del pasado siglo. Tras batir su récord de habitantes a finales de los sesenta (66.232), Langreo inició entonces una prolongada caída que llega a la actualidad. En 1981 tenía 56.347 vecinos y una década después, a comienzos de los años noventa, se quedaba en 51.710. La barrera de los 50.000 quedó rota en 1991 (49.771 vecinos), ocho años antes que Mieres.

Para ver a Langreo con más población que Mieres, como sucede ahora, hay que remontarse a finales del siglo XVIII. En 1897 Langreo tenía casi 16.000 vecinos, mientras que Mieres no llegaba a los 13.000. En 1900 ya estaban a la par, y en 1915 Mieres ya tenía un censo bastante más nutrido. Un siglo después, las tendencias parecen haberse invertido. Mieres subió más rápido y ahora también ha cogido velocidad en la caída.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine