Lne.es »

Victorino Alonso debe pagar 46 millones de euros a Hunosa por el carbón desaparecido

El fallo dice que fue "usado, vendido o detraído" antes de ser repuesto por otro de peor calidad - Las empresas Uminsa y CMC guardaban 578.000 toneladas de mineral de la hullera pública

28.01.2016 | 03:50
Carbón del almacén estratégico de Hunosa en las instalaciones del Grupo Alonso en Cerredo, en 2013.

Dos compañías del magnate del carbón Victorino Alonso deberán pagar a Hunosa más de 46 millones de euros. Las empresas, Unión Minera del Norte (Uminsa) y Coto Minero Cantábrico (CMC) (que está en liquidación, pero que formaba parte del grupo Alonso) han sido condenadas a indemnizar a la compañía minera pública por el caso del "carbón desaparecido". El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Oviedo ha dictado sentencia en la denuncia cruzada que se habían interpuesto las compañías de Alonso y Hunosa. Finalmente, ha estimado la demanda de la hullera contra el empresario, que tendrá que abonar el precio del carbón que era propiedad de Hunosa y que, en un principio, había desaparecido y que luego volvió a aparecer, pero siendo de peor calidad, según la sentencia. En total, eran 577.924 toneladas de mineral. El fallo también estima parcialmente las tesis del empresario leonés, que denunciaba una ruptura unilateral del contrato que unía a sus firmas con Hunosa. Un hecho que podría tener consecuencias legales a más largo plazo, si se determina que hubo daños y perjuicios al grupo empresarial leonés.

La sentencia, contra la que cabe recurso -de hecho el empresarios leonés ya ha anunciado que lo interpondrá- culpa a Coto Minero Cantábrico y a Uminsa de usar irregularmente el mineral de Hunosa. La primera deberá pagar 18.685.774,58 euros, mientras que la segunda abonará 28.095.062,93 euros. El problema surge a raíz de la gestión del llamado almacén estratégico de carbón. Una medida que el Gobierno de Zapatero puso en marcha en 2009, y que obligaba a Hunosa a comprar el carbón que las empresas privadas no podían vender a las centrales térmicas. Esto hizo, a su vez, que Hunosa firmase unos contratos con el grupo Alonso, referentes al almacenamiento del carbón adquirido, que se iba a realizar en las instalaciones propiedad del empresario leonés. A finales de 2012, tras unos peritajes, Hunosa denunció que había desaparecido parte del carbón almacenado, que ya era de su propiedad.

En febrero de 2013, un informe determinó que faltaban casi 578.000 toneladas de carbón. Un mes después, con un peritaje realizado a petición del grupo Alonso, se constató que el mineral volvía a estar allí. Pero, eso sí, las calidades, según la sentencia del Juzgado de Oviedo, no eran las mismas. Debía ser, según contrato, carbón preparado para ser quemado en térmica, y el añadido no cumplía estas características. El fallo establece que el mineral originalmente depositado en el almacén, comprado por Hunosa con dinero público, "bien fue utilizado o vendido" por las empresas de Alonso, "bien fue detraído de sus depósitos sin ser conscientes de ello, no cumpliendo sus deberes de guarda y custodia".

Por este motivo, Hunosa decidió romper unilateralmente los contratos que la unían con el grupo Alonso. Al no haber acuerdo para rescindir el contrato, según la sentencia, la ruptura debería haberse dilucidado en los tribunales. Una cláusula contractual permitía a la empresa pública "activar la garantía o pignoración sobre futuras ayudas estatales al carbón" que pudieran haber tenido Coto Minero Cantábrico y Uminsa. Esta situación impidió a las dos empresas, según el grupo Alonso, cumplir la normativa para tener acceso a las subvenciones gubernamentales al carbón.

El fallo establece que "las actoras", las empresas de Victorino Alonso, pueden "instar en el futuro la reclamación que les pudiera corresponder, si es que algún daño se les ocasionó, con tales comunicaciones". Al mismo tiempo, resuelve que CMC pagará 18,68 millones, y Uminsa, 28,09 millones a Hunosa, porque el carbón "procede determinar que ha sido objeto de utilización o disposición por las mineras, desapareciendo de los emplazamientos en los que se hallaba depositado un total de 577.924,32 toneladas".

Desde Uminsa se anunció ayer que "sin perjuicio de un análisis más detallado del contenido de la resolución, que se está llevando a cabo por los servicios jurídicos, Uminsa se propone recurrir en apelación la sentencia". También se afirmaba desde la empresa que "Victorino Alonso no ha sido condenado en modo alguno en la sentencia. Por el contrario ha sido absuelto en sentencia firme y definitiva dictada por el tribunal superior de Justicia de Asturias hace ya más de dos años", cuando Hunosa presentó una denuncia penal contra el empresario. Una querella que no prosperó, y que acabó transformándose en esta reclamación civil. "Nos encontramos ante un largo y complejo proceso de reclamaciones mutuas en las que Uminsa ha obtenido ya 5 sentencias favorables y una desfavorable que esperamos corregir en el recurso, pero solamente al final del proceso se podrá saber quién tiene que pagar a quien", concluyeron desde la compañía de Alonso.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine