Lne.es »

Sotiello, la residencia de los líos

La conflictividad en el centro se aviva con un nuevo juicio, esta vez contra un trabajador por presuntas amenazas a la exdirectora

19.04.2016 | 03:44
Sergio Velilla, en primer término, con otros trabajadores, a las puertas del Juzgado de Lena.

La residencia de personas mayores de Sotiello se está ganando, a pulso y a golpe de juicios, la fama de ser conflictiva. Hace menos de una semana que el exsecretario de la Asociación de Familiares acudió al Juzgado de Lena para enfrentarse a un pleito, acusado de haber amenazado a una trabajadora. La auxiliar aseguraba que el hombre le había dicho que le iba a "quitar la cara bonita". Con ese caso visto para sentencia, la sala lenense volvió a llenarse ayer con un conflicto nuevo. Esta vez, un proceso derivado de la denuncia presentada por la exdirectora contra un empleado. Lo acusa de entrar en su despacho y amedrentarla, unos hechos que el hombre niega rotundamente. En manos de la titular del juzgado está ahora dictar un fallo. Lo que nadie puede dudar es que la convivencia en el centro ha sido, hasta ahora, muy difícil.

Complicada. Tanto que, en tres años, el centro ha tenido ya tres directores: el primero apenas duró unos meses, el segundo pidió un traslado y la tercera fue cesada hace menos de un mes. ¿Por qué? Y para responder a la pregunta, hay dos versiones: la de una parte de los familiares y la de los trabajadores. Los primeros dicen que la semilla de la conflictividad es "una técnico y sus secuaces". Un grupo de empleados que, a su juicio, no cumplen bien con su función. Llegaron a denunciar un presunto maltrato a una residente, un caso que actualmente está siendo investigado por la Fiscalía de Asturias.

Los trabajadores, sin excisiones, dicen que ese germen de la conflictividad está en el citado exsecretario de la Asociación de Residentes. También en la directora cesada que, a su juicio, permitió que el hombre "hiciera y deshiciera" a su antojo: "Entraba y salía cuando quería, teníamos miedo a trabajar", afirmaron los portavoces de la plantilla. Un volcán de malestar que entró en ebullición con un escrito ante el organismo de Establecimientos de Residencias de Ancianos en Asturias (ERA). En el comunicado, veintitrés trabajadores se quejan de la exdirectora. La entonces responsable del centro también presentó, durante su etapa en el cargo, una serie de expedientes sobre algunos empleados.

El contexto es difícil y el ambiente estaba tenso ayer en la puerta del Juzgado de Lena. Los trabajadores esperaban la llegada de la exdirectora tras una pancarta: "Ya no te tememos, esta no es tu casa", rezaba. Abanderaba la protesta Sergio Velilla, el trabajador acusado por presuntas amenazas. "No es cierto lo que está contando y yo ya estoy pagando. Me han suspendido de empleo y sueldo durante seis meses".

Dentro de la sala, la exdirectora aseguró que Velilla -que el día de los hechos estaba de baja laboral- acudió a su despacho para amenazarla. Según su versión, "intentó cogerme por un brazo". Una versión que negó el trabajador, con el respaldo de las tres empleadas que estaban en ese momento en el centro: dos auxiliares y la recepcionista. Mantuvo que sólo había acudido para enterarse de por qué la responsable del centro había discutido con su pareja. La acusación también contó con tres testigos, "falsos", a juicio de la defensa. Un lío más de la residencia de Sotiello.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine