los testimonios

Un salón de plenos para honrar a la democracia

La principal estancia del Ayuntamiento de Laviana se llama desde ayer "Alcalde Pablo García y Corporación Municipal de 1979"

20.04.2016 | 04:21

En un día como el de ayer, un 19 de abril, pero de 1979, el Ayuntamiento de Laviana recuperaba lo que nunca debería haberse perdido: la tradición democrática. Tras 42 años sin elecciones, ese día las 17 personas elegidas por los votos de los vecinos estrenaban sus cargos en el Consistorio. Eran 16 hombres y una única mujer, representando a tres partidos políticos: 8 ediles del PSOE, 5 del PC y 4 de UCD. En la jornada de ayer, 37 años después, se les rindió homenaje en el salón de plenos de Laviana, que ha pasado a llamarse oficialmente "Alcalde Pablo García y Corporación Municipal de 1979".

Seis de aquellos pioneros de la política democrática lavianesa estuvieron en el acto: el exalcalde, Pablo García, y José María Solís, del PSOE; María del Carmen Fernández, del PC, y Constantino Suárez y Faustino Pozueco, de UCD. Participaron además el actual alcalde, Adrián Barbón, los exregidores José Marciano Barreñada y Ovidio Martínez, así como la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez, y concejales de la actual Corporación lavianesa.

Al inicio del acto se descubrió la placa con la que se bautizó el salón de plenos del Ayuntamiento. Pablo García, que presidió a continuación la sesión honorífica, recordó en su intervención al último alcalde republicano del concejo, Paulino Suárez, también socialista, "que fue asesinado por el franquismo". García subrayó que durante la Transición "se hizo lo que se pudo, pero no todo lo que había que hacer", y destacó que al llegar al Ayuntamiento se encontraron con "un oscuro panorama, tanto económico como administrativo". Son, pese a los problemas que tuvieron, "recuerdos cariñosos y de una experiencia irrepetible". "Sabíamos muy poco", añadió, pero "teníamos mucha ilusión, debatíamos y discutíamos mucho. En la Transición no todo fue un camino de rosas", añadió García.

La única mujer de aquella corporación, María del Carmen Fernández, contó una historia que confirma la mala situación económica del Ayuntamiento a la llegada de la democracia. "Fui a la tienda a por unos lápices, pero me dijeron que para el Ayuntamiento no, que no tenía crédito". Fernández, que empezó a militar en el PC con 15 años y después fue expulsada de la Universidad por sus ideas políticas, no tuvo problemas por su condición de mujer entre 16 hombres: "Nunca me dijeron nada sobre ello". Ahora, mirando atrás con perspectiva, considera que "hay que seguir luchando, porque la democracia real y plena aún no ha llegado".

Constantino Suárez, de Villoria, fue concejal de UCD en aquella primera Corporación democrática tras el franquismo. Luego también sería edil con el GIL, el Grupo Independiente de Laviana. A sus 82 años, afirma que "la situación era mala, estábamos un poco en la ruina. No había ni reloj en el Ayuntamiento, lo compró Pablo" (García). Pese a las diferencias, "pienso que trabajábamos bien, se discutía, pero llegábamos a acuerdos. Estaba todo por hacer".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine