18 de mayo de 2017
18.05.2017

La Policía Local de Lena investiga el abandono de los cachorros arrojados a un terraplén

Los agentes, que buscan testigos y huellas, aseguran que llegarán "hasta el final" aunque "sea difícil"

18.05.2017 | 18:26
La Policía Local de Lena investiga el abandono de los cachorros arrojados a un terraplén

"Gruñón" no quería morir. Este cachorro, de entre 7 y 10 días de edad, chilló y chilló hasta que le escucharon. Y eso que lo tenía difícil: estaba dentro de dos bolsas de plástico, colgado de una rama, después de que alguien le arrojara por un terraplén, el martes. Junto a él, sus hermanos "Chocolate" y "Gasolina". Los voluntarios de Protección Civil de Lena accedieron al lugar, tras atender la llamada de la protectora "Una y mil huellas". Los rescataron a los tres, a primera hora de la noche, tenían hipotermia y estaban agotados. "Gruñón" murió ayer por la mañana, a pesar de los esfuerzos del personal de la clínica "Maestro Veterinarios" de Pola de Lena. "Chocolate" y "Gasolina" están recuperándose y todo indica que saldrán adelante. La protectora asegura que "el 112 Asturias y la Policía Local de Lena se pasaron la pelota" y no dieron solución a la llamada de socorro.

La jefatura del cuerpo municipal ha abierto una investigación para esclarecer lo ocurrido. Los agentes, que buscan testigos y huellas, creen que se ha causado la muerte de un animal y un "sufrimiento grande y totalmente innecesario" a otros dos. Hechos que "suponen una responsabilidad penal". "Sabemos que será difícil dar con los autores, pero estamos dispuestos a llegar hasta el final", afirmó un agente que trabaja en el caso.  

La noche del martes fue horrible para los perritos, también la mañana con la muerte de "Gruñón". Pero, al mediodía, "Gasolina" y "Chocolate" parecían tranquilos. Bebían con fuerza de los biberones que les dan en la clínica veterinaria. Uno cada dos horas. Aún no abren los ojos, son muy pequeños, y duermen a ratos. Como si ya no recordaran su horrible historia. Una historia que empezó el martes, a las 9 de la noche, cuando una vecina cumplía con su paseo diario por el entorno de la carretera que da acceso al pueblo de Tiós. "Nos llamó porque escuchó unos chillidos que parecían de gato", señalaron las voluntarias de la protectora en Lena.

Avisaron entonces a Eva Díaz, responsable de la entidad. "Llamamos al 112 y a la Policía Local, que se fueron pasando la pelota. Hicieron caso omiso de venir a por los cachorros", explicó. Sí respondieron pronto los voluntarios de Protección Civil: "Estamos muy agradecidos por su atención y su implicación, fue ejemplar", añadió Eva Díaz. Adrián Tomillo, responsable de Protección Civil de Lena, explicó que "fue nuestra primera intervención de estas características en el municipio. Sí habíamos rescatado a otro perrín en un terraplén, pero ese perrín era que había caído".

Los subieron por el desnivel. Ya en la carretera, abrieron las bolsas y se llevaron una sorpresa desagradable. Allí estaban tres perritos, cruce de mastín. Parecían muy afectados, sobre todo "Gruñón", pero seguían respirando. "Llamamos a la clínica Maestro Veterinarios, que atendieron la urgencia en el acto", señalaron desde "Una y mil huellas protectora".

Hipotermia

Los tres cachorros, dos machos y una hembra, presentaban síntomas de hipotermia. "Gruñón", el que consiguió que le escucharan y propició el rescate, estaba "agotado". Ya por la noche, los veterinarios se volcaron con él. "Intentamos reanimarlo, pero no pudimos hacer nada", señaló el veterinario Germán Maestro. Junto a él está su padre, también veterinario, Juan Maestro: "Estamos contentos por los dos que están vivos, porque todo indica que lo conseguirán, pero fue una lástima lo ocurrido con 'Gruñón'". Los cachorros, que apenas pesan 700 gramos, sobrevivieron a una hipotermia severa.

Y seguirán mejorando. La única ayuda que necesita la protectora "Una y mil huellas" es la donación de leche para asegurar la alimentación de los cachorros en los próximos días. Necesitan recobrar fuerzas. Piden la colaboración vecinal para esclarecer lo ocurrido y dar con las personas que arrojaron a "Gruñón", "Chocolate" y "Gasolina". El Ayuntamiento trabaja en el esclarecimiento de los hechos. Fuentes municipales aseguraron que la Policía Local ha abierto una investigación para conocer lo ocurrido. Los vecinos de Tiós están fuera de sospechas: no había en el pueblo ninguna perra próxima a parir.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine