17 de julio de 2017
17.07.2017

Las galerías del pozo Sotón recibieron a más de 4.000 visitantes desde su apertura en 2015

Hunosa quiere captar a más turistas con la puesta en marcha de un nuevo circuito más corto y menos exigente

17.07.2017 | 03:50
Visitantes del pozo Sotón, a la salida de la jaula de la explotación.

Cuatro mil visitantes ya han estado en el interior del pozo Sotón de Hunosa, la primera mina de carbón europea accesible para turistas, desde que se abriese al público en junio de 2015, hace dos años. Hay que tener en cuenta que, por motivos de seguridad, la visita al interior del pozo está restringida a grupos pequeños.

Inicialmente, las visitas se pusieron en marcha con grupos de diez turistas al día como máximo. Desde hace algo menos de un año este número se ha ampliado hasta las treinta personas por jornada. Aún así, el equipamiento turístico ha alcanzado ya las 4.000 visitas. Se trata de una visita larga y exigente físicamente, no apta para todo tipo de públicos. Por este motivo, hace unos días, Hunosa anunciaba la puesta en marcha de un segundo itinerario por el interior de la mina. Si el recorrido largo tenía una duración aproximada de cinco horas, el nuevo se queda en las dos horas. Se quiere dar así cabida a más público en el pozo, con una menor exigencia física y con una visita más adecuada para los tour operadores, que como señaló Hunosa "reclaman actividades más breves para incluir en sus viajes programados". El viaje "largo" a la mina cuesta 48 euros, mientras que esta modalidad más corta tendrá un coste de 30 euros.

Estos nuevos recorridos por el pozo Sotón se centran en la planta décima, a 556 metros de profundidad. Los turistas visitarán la sala de bombas y de baterías, tomarán el tren hacia la chimenea "La Turista", donde podrán picar su propio carbón con el martillo. Luego harán el recorrido de vuelta hacia el embarque. Con este recorrido más corto, los visitantes no pasan ni por la chimenea "La Jota", por la que se desciende a pie, ni por la novena planta. Tampoco se bajan las escaleras por las que en la visita completa se pasa de novena a décima planta. Estos dos descensos son la parte del recorrido mas exigente en lo físico.

En estos dos años que lleva funcionando, el pozo Sotón se ha integrado, con la colaboración del Museo de la Minería (Mumi), en la Red Europea de Museos Mineros, que suma anualmente un millón de visitantes. Además, ha sido distinguido con la máxima puntuación en la Ruta Europea de Patrimonio Industrial, y es la primera mina del mundo visitable gracias a la herramienta informática Google Street View. En esta plataforma se permite al visitante tomar la jaula, bajar al pozo y recorrer algunas de las galerías de la explotación.

El pozo Sotón fue declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 2014. Cuenta con 140 kilómetros de galerías. Fue a partir de esta declaración cuando Hunosa comenzó a elaborar el proyecto que ha desembocado en hacer de esta mina un referente turístico en el Nalón. En el exterior puede visitarse de forma independiente tanto algunas instalaciones como el denominado Centro de Experiencias y Memoria de la Minería.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Canal esquí

Esquí

Toda la información sobre la nieve

Consulta la información más completa de las estaciones de esquí, el tiempo y el estado de la nieve

 
Enlaces recomendados: Premios Cine